Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Bronceados poco saludables

Oncólogos alertan de la necesidad de concienciar a la población frente a los riesgos de melanoma por exposición a lámparas de bronceado artificial

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 18 febrero de 2002
Expertos en oncología reunidos en el IV Simposio de Revisiones en Cáncer, organizado por la Cátedra y Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico de Madrid, que terminó el pasado viernes en la capital de España, alertaron de la necesidad de concienciar a la población frente a los riesgos de melanoma por exposición a lámparas de bronceado artificial con rayos UVA

Como ya mencionamos la semana pasada, un estudio publicado por "The Journal of the National Cancer Institute" revelaba que utilizar las lámparas de rayos UVA aumenta en 2,5 veces el riesgo de desarrollar un carcinoma de células escamosas y en 1,5 veces el de desarrollar un carcinoma de células basales.

En este sentido, el jefe de Oncología Médica del Hospital Clínico de Madrid y coordinador del Simposio, Eduardo Díaz-Rubio, asegura que aunque los rayos UVA no tienen las la misma penetración que los rayos ultravioleta B o C, es evidente que las máquinas que emiten estas radiaciones, sobre todo cuando pasan el tiempo estipulado en la fabricación, emiten también rayos ultravioleta B.

La incidencia del melanoma crece entre un dos y un cuatro por ciento al año, según el doctor Díaz-Rubio. No obstante, añade que la mortalidad se mantiene, lo que quiere decir que en la actualidad el melanoma se diagnostica de forma más precoz.

El año pasado, se diagnosticaron en España alrededor de once casos de melanoma por cien mil habitantes. En opinión del doctor José Andrés Moreno Nogueira, miembro del Servicio de Oncología Médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, "esta cifra varía de unas zonas a otras dependiendo del hábito de tomar el sol". Así, según este experto, "mientras que en Granada o Sevilla los casos de melanoma por cien mil habitantes son alrededor de nueve, en Navarra o Zaragoza éstos disminuyen a cuatro".

Para Moreno, la clave para curar el melanoma está en el diagnóstico precoz. "Cuando es diagnosticado en sus fases iniciales, de un 90 a un 95% de los pacientes se cura, mientras que sólo el 22% que tiene este tipo de cáncer en una fase avanzada vive diez años después de haber sido intervenido quirúrgicamente", relata.

Inmunoterapia

Una vez que el melanoma se ha diagnosticado, la mejor opción es la extirpación del tumor, siempre que éste sea localizado y no haya infiltrado a otros órganos. Después de que se extirpa, en muchos casos es necesario continuar el tratamiento con inmunoterapia. "En este sentido, el tratamiento con interferón alfa-2b en altas dosis aumenta la supervivencia a la enfermedad, así como la supervivencia libre de enfermedad en los pacientes", continúa Moreno.

Del mismo parecer es el doctor Díaz-Rubio, que sostiene que cuando se trata de enfermedad avanzada se utiliza este tratamiento para incrementar la calidad de vida, pero cuando está localizada en los ganglios, en melanomas de alto riesgo, aumenta el porcentaje de curaciones de la enfermedad.

Aparición de lunares

Aunque el melanoma puede aparecer en cualquier parte de la piel, del 80 al 90% de los casos aparece sobre manchas existentes o sobre lunares nuevos, lo que se conoce como "nevus", y que pueden tener un aspecto distinto a los habituales.

"Para saber cuándo la apariencia es sospechosa existe una regla denominada "A, B, C y D". Así, cuando un "nevus" es asimétrico, tiene unos bordes irregulares, toma una coloración muy oscura y su diámetro aumenta, son indicios de melanoma, por lo que se debe acudir al médico", aseveró el doctor Moreno Nogueira.

El melanoma es una enfermedad de la piel que consiste en una transformación cancerosa de los melanocitos, que son las células que pigmentan la piel. La piel protege al cuerpo contra el calor, la luz, la infección y las lesiones y está constituida por dos capas principales: la epidermis (exterior) y la dermis (interior). Los melanocitos se encuentran en la epidermis y contienen un pigmento llamado melanina, que da color a la piel.

Este cáncer es más grave que otros tipos de cáncer de piel, pudiéndose diseminar rápidamente a otras partes del cuerpo a través de la sangre o del sistema linfático. Los ganglios linfáticos son los encargados de limitar o acantonar la posible diseminación de la enfermedad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones