Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Calvicie por estrés

El cabello que se cae se suele recuperar espontáneamente antes de los seis meses de su pérdida

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 7 abril de 2005

ACTITUD TRANQUILA PERO ACTIVA

Francisco Camacho, catedrático de Dermatología de la Facultad de Medicina de Sevilla y presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, sin abundar en la diferenciación de las múltiples causas posibles -físicas, psíquicas o ambas a la vez- de los distintos tipos de alopecia existentes, advierte que el estrés puede agravar todas ellas. Y puede incidir en muchas personas porque, según sus datos:

  • La alopecia areata afecta al 0,1% de la población.
  • El 50% de los varones mayores de 25 años sufre alopecia androgenética (calvicie común, difusa, hereditaria y que tiene que ver con las hormonas).
  • El 19% de las mujeres mayores de 40 años padece alopecia androgenética femenina.

No existen estadísticas sobre las calvicies originadas o agravadas por el estrés. “Sería imposible”, indica Rodríguez Pichardo, pero su número seguramente no es despreciable. Atendiendo a los consejos aportados por los cualificados expertos consultados, una persona con una caída de cabello preocupante debe procurar seguir estas indicaciones:

  • Intentar mantener la calma. No conceder a la cuestión mayor importancia de la que tiene. “Las personas tienen una tendencia natural a sufrir más de lo necesario, a preocuparse doblemente: primero por el problema en sí y después por la preocupación que les causa, por lo que pensarán los demás…”, señala el psiquiatra de la Fundación Jiménez Díaz.
  • Acudir a un dermatólogo. La persona afectada y su peluquero son los primeros en advertir la caída. Enrique Llongueras reconoce que los profesionales de la peluquería “pueden aplicar lociones o champús que aminoren la caída pero que no están capacitados para dar un diagnóstico ni recetar, por eso aconsejan la visita al especialista”. Un buen dermatólogo determinará si la calvicie “es por una cosa, por otra o por ambas” mediante:
    • La exploración.
    • La valoración mediante la conversación con el paciente.
    • Los análisis pertinentes (hormonales, inmunológicos…).
  • Si se descartan las causas biológicas (como por ejemplo la caída por una dieta hipocalórica, anemia, disfunciones tiroideas, etc.), el médico especialista prescribirá un tratamiento sobre todo vitamínico. Pese a que este tipo de alopecias se consideran transitorias, porque se corrigen espontáneamente, el médico especialista recomendará “los principios activos inmediatos que el cabello va a necesitar en su fase de crecimiento (reservas de hierro etc.)”, explica el doctor Camacho. “Esto ayudará al paciente a sentirse apoyado y mejor. Además, si el dermatólogo está preparado en Psiquiatría y ve una clara relación con el estrés, también puede prescribir ansiolíticos e incluso antidepresivos (si se tratara de una depresión enmascarada) o recomendar la visita a un psiquiatra que será quien establezca una terapia, que no forzosamente ha de ser medicamentosa”, explica el doctor Rodríguez Pichardo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones