Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Científicos británicos investigan el uso del olfato y el tacto para mejorar la seguridad al volante

Los investigadores han demostrado que un olor a menta puede mejorar la concentración del conductor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 septiembre de 2005
Un grupo de científicos británicos está investigando el uso de los sentidos del tacto y el olfato para desarrollar nuevos sistemas de seguridad para los automóviles. A juicio del doctor Charles Spence, psicólogo experimental que trabaja en la Universidad de Oxford (Reino Unido), el tacto está infrautilizado en este momento.

En la actualidad los coches incorporan barras de protección, sistemas de frenado o estabilización como elementos de seguridad. En el futuro se les unirán otras herramientas para alertar a los conductores sobre situaciones de peligro. En lugar de utilizar el sonido o la vista, ya presentes en los automóviles, recurren al olfato y el tacto.

Aromas de cítricos y lavanda para mantener despiertos a los conductores o calmarles y cinturones de seguridad que vibran para hacer que reduzcan la velocidad son algunos de los últimos avances en materia de seguridad al volante.

Teniendo en cuenta que la distracción es una de las causas más comunes de los accidentes junto a los excesos de velocidad, Spence propone nuevos automóviles en los que asientos, cinturones de seguridad y pedales vibrarían para alertar al conductor cuando se encuentra en situación de peligro. En Japón, estos mecanismos están en la agenda del fabricante de componentes Denso.

La ventaja de estos sistemas es que, aunque la música de la radio o el ruido externo tapen la alerta sonora, al conductor le llegará el aviso a través de la vibración de una parte del coche con la que está en contacto. Las alertas pueden referirse a la disminución de la distancia de seguridad respecto al vehículo que nos precede, por ejemplo.

Además del tacto, Spence y sus colegas de Oxford están investigando el uso del olor para mejorar la seguridad en carretera. Han demostrado que un olor a menta puede mejorar la concentración, y que los aromas a cítrico pueden ayudar a los conductores distraídos a mantenerse alerta.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones