Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Desarrollan un test que permite seleccionar embriones libres de enfermedades congénitas

Esta nueva prueba es capaz de detectar desórdenes del metabolismo como la fibrosis cística o la distrofia muscular de Duchenne

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 junio de 2006
Científicos del Guy's Hospital de Londres han creado un test que permite seleccionar embriones libres de ciertas enfermedades congénitas. Cinco mujeres afectadas por desórdenes genéticos graves están actualmente embarazadas tras haberse sometido a este test.

La nueva prueba, denominada Pre-implantation Genetic Haplotyping (PGH), es capaz de detectar la fibrosis cística o la distrofia muscular de Duchenne, dos de los alrededor de 4.000 desórdenes genéticos que pueden identificarse eventualmente gracias a esa técnica, según informó el centro hospitalario.

El PGH consiste en el examen de padres o hijos que sufren alguna enfermedad congénita para identificar las unidades defectuosas de ADN cromosómico. Utilizando esta información, es posible extraer una célula del embrión, tratarla en el laboratorio para crear más copias del genoma y buscar marcadores que indiquen la presencia en el embrión de dos unidades de ese tipo, los llamados haplotipos, que revelarían que aquél está afectado por esa condición.

La técnica en cuestión se ha utilizado para detectar una posible distrofia muscular de Duchenne, que afecta sobre todo a niños varones, que la heredan de sus madres. El test permite evitar la implantación de embriones masculinos, dado que no es posible saber si sufren o no esa condición aunque tienen un 50% de posibilidades de desarrollarla.

Mediante esta prueba se pueden detectar también las mutaciones genéticas responsables de la fibrosis cística, que, al igual que la distrofia de Duchenne, es una enfermedad recesiva. Esto significa que las dos copias del cromosoma 7 deben estar afectadas por un defecto genético para que el hijo herede la enfermedad.

Peter Braude, especialista en fertilidad humana y colaborador del equipo del Guy's Hospital, señala que "da igual cuál sea el defecto genético. Podemos detectar el cromosoma que ha afectado a un miembro de la familia y saber si el embrión está también afectado".

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones