Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Desde que se aplica la ley antitabaco han dejado de fumar en España más de 500.000 personas, según el CNPT

Además se prevé una reducción del número de infartos de aproximadamente un 10% durante 2006

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 12 diciembre de 2006
Desde el pasado 1 de enero, cuando entró en vigor la ley antitabaco, en España han dejado de fumar 500.000 personas, según explicó ayer en Zaragoza el presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Rodrigo Córdoba. Además, la venta de tabaco ha descendido más de un 5%, por lo que en lo que va de año se han vendido 200 millones menos de cajetillas que en el pasado ejercicio.

El descenso en el número de fumadores en España se produce desde hace ya varios años, según apuntó Córdoba. Así, desde junio de 2003 hasta este año la cifra de la población fumadora ha pasado de un 31% a un 16%. Sin embargo, la nueva ley "ha acentuado esta tendencia", aseguró. Además se prevé que los datos referentes al año 2006 que próximamente publicará el CNPT desvelen una reducción del número de infartos de aproximadamente un 10%.

La entrada en vigor de esta ley también ha provocado un incremento de medidas de prevención de tabaquismo con las que cuenta España. De esta forma, nuestro país ocupaba antes de la normativa el puesto vigésimo cuarto en un grupo de 28 países, mientras que ahora se sitúa en el decimocuarto lugar. Además, los conflictos entre fumadores y no fumadores han sido muy limitados, "algo que no nos ha sorprendido", indicó Córdoba.

La valoración del primer año de vigencia de la nueva normativa es "positiva", ya que un 80% de los objetivos que se planteaban se han cumplido y los avances han sido más importantes que los problemas que han surgido, detalló el presidente del CNPT, que recordó que esta ley se fundamenta en la base científica del daño que el humo del tabaco hace a los fumadores, puesto que contiene elementos cancerígenos como alquitranes, arsénico, cadmio y níquel, cloruro de vinilo o polonio 210.

Son innumerables las agencias internacionales que han declarado que el humo de tabaco ambiental es cancerígeno, como la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que en un informe de 2002 revelaba además que no existe un umbral de exposición al humo por debajo del cual una persona pueda estar segura, según subrayó Córdoba.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones