Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Ejercicios en el gimnasio

¿Sabemos utilizar correctamente las máquinas de los gimnasios?

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 7 junio de 2005

La práctica de ejercicio físico de manera continuada no siempre es sinónimo de salud. Muchas veces se utilizan mal las máquinas, no se respira de manera adecuada y el riesgo a sufrir lesiones aumenta. Conviene conocer los límites de cada organismo y las rutinas necesarias para evitar que las series y los itinerarios de trabajo en los gimnasios se conviertan en una sucesión de molestias. ¿Dónde deben colocarse los codos para fortalecer los bíceps? ¿Se pueden estirar totalmente las rodillas en la máquina de remo? Los monitores y preparadores físicos insisten en la importancia de informarse sobre los riesgos que supone hacer un ejercicio determinado sin asesoramiento previo y en conocer con exactitud cómo debemos colocar nuestro cuerpo en función de la postura que resulte más adecuada en cada caso.

Rutinas y gestos adecuados a cada ejercicio

En cualquier sentido, las partes más afectadas por los ejercicios mal hechos en un gimnasio son las rodillas, tobillos, codos, hombros y cervicales Las partes más afectadas por los ejercicios mal hechos en un gimnasio son las rodillas, tobillos, codos, hombros y cervicales. Los ejercicios típicos requieren, como ya se ha citado, de ciertas precauciones. En este sentido, Manuel Ocejo, fisioterapeuta adscrito a las federaciones deportivas de Álava, propone seguir estas recomendaciones:

  • En las máquinas para ejercitar los hombros con poleas hay que vigilar los aumentos de intensidad en el peso a levantar y en el número de repeticiones, ya que el movimiento somete de por sí a mucha tensión a la articulación, que requerirá adaptarse a las nuevas condiciones de forma progresiva. El deportista deberá evitar que sus manos en la extensión de la polea no sobrepasen su cintura.
  • En las extensiones de piernas y sentadillas hay un riesgo de que las rodillas soporten tensiones excesivas. La cabeza debe ir alineada y nunca hacia adelante o mirando hacia abajo, ya que ello puede provocar una pérdida de la verticalidad. La forma correcta de colocar las piernas es abriéndolas a la altura de los hombros. Los pies deberán estar paralelos para no lastimar las rodillas. La postura correcta al bajar en la sentadilla es colocarse hasta simular que se está sentado o los muslos están paralelos al piso. Por su parte, la cinta de correr y la bicicleta estática pueden generar problemas en tobillos y rodillas si se realizan con excesiva tensión.
  • En el levantamiento de pesas tumbado, movimiento conocido como press de banca, la barra debe tocar el pecho para que el recorrido de estiramiento de pectorales sea el máximo. Si el levantamiento de peso es vertical, sentado, nunca deberá hacerse por detrás de la cabeza. El movimiento descendente tendría que concluir cuando los codos alcanzasen un ángulo de 90 grados. Si de lo que se trata es de repetir movimientos con pesas de forma alterna con cada brazo, habrá que procurar mantener las muñecas rígidas para evitar así movimientos que puedan generar tendinitis.
  • En el remo con barra hay que evitar estirar las rodillas en extremo. La barra ha de dirigirse hacia la parte alta del abdomen y los codos no van levantados, sino hacia atrás. La cabeza va alineada con la espalda; la posición ideal de la espalda es casi horizontal. Si este ejercicio no se efectúa con la espalda recta, entonces los tendones de la corva y los lumbares hacen el mayor esfuerzo. El agarre recomendable es un poco más abierto que la altura de los hombros.
  • En las prácticas para fortalecer los bíceps, los codos no se deben separar del tronco. Por su parte, las piernas estarán separadas a la altura de los hombros y ligeramente flexionadas. Los brazos se estiran cuando la barra está abajo y es importante que no se columpie o mueva el tronco a la hora de subir.
  • En los desplantes se deberá evitar que la rodilla de adelante supere los 90 grados en relación con el suelo para impedir que el peso caiga sobre ella. La espalda no se debe inclinar y la pierna de atrás no se estira, aunque sí que se flexiona hasta llegar casi al ángulo recto.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones