Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 3% de los viajeros sanos padece el síndrome de la clase turista en vuelos superiores a cuatro horas

Entre las consecuencias más graves, destacan la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar, que pueden provocar la muerte

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 11 junio de 2010
Un 3% de las personas sanas que vuelan durante más de cuatro horas sufre el síndrome de la clase turista, que causa la denominada trombosis del viajero, según datos dados a conocer en el XVIII Congreso Nacional del Capítulo Español de Flebología (CEF). El evento se enmarca en el 56 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), que se celebra desde ayer y hasta el sábado en Madrid.

Reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como riesgo global, esta enfermedad venosa tiene manifestaciones que varían desde molestias leves como edema, entumecimiento, hormigueo en miembros y cansancio en general, hasta otras más graves como trombosis venosa profunda y embolia pulmonar, que incluso pueden provocar la muerte. "Entre las causas de este tipo de patología destacan la inmovilidad prolongada, compresión venosa por sedestación y alteraciones de la coagulación en relación con condiciones de presurización de cabina", señaló el doctor Fidel Fernández.

El médico advirtió de que no es una patología exclusiva de los pasajeros que viajan en clase turista y puede desarrollarse en cualquier clase, ya que está relacionada con las condiciones de la cabina (baja presión atmosférica, baja presión de oxígeno, baja humedad relativa) y, sobre todo, con la limitación prolongada de la movilidad y las alteraciones, conocidas previamente o no, de la coagulación. Además, las personas con patologías o con mayor riesgo de sufrir problemas de obstrucción venosa, como personas obesas, mujeres embarazadas, enfermos crónicos del corazón, pacientes tumorales y diabéticos son más vulnerables a sufrir esa dolencia. Fernández señaló que un dispositivo hinchable está pensado para usarse con los pies, estimular el retorno venoso y favorecer la circulación sanguínea, así como la microcirculación en la zona plantar, mediante la ejercitación física y el recreo de la acción de andar.

Los participantes en el congreso destacaron también que un 6% de las consultas de Atención Primaria se deben a patologías vasculares, de las cuales el 90% lo son por insuficiencia venosa crónica, una patología que implica una disfunción en el sistema venoso de las extremidades inferiores. Según los datos reflejados por una encuesta realizada entre médicos de familia, esta patología tiene una prevalencia del 17%. Aunque, tras analizar los datos, el doctor Rubén Peña Cortés indicó que un porcentaje de población padece insuficiencia venosa crónica (ICV) no diagnosticada, que varía entre el 17% y el 26%. Además, se ha detectado que las primeras visitas al especialista se han duplicado en tres años. Estos datos reflejan también un aumento considerable del número de intervenciones de varices, que han pasado de 13.777 en 2002 a 27.878 en 2008.

El Capítulo Español de Flebología y la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) reclamaron a la sanidad pública la implantación de unidades de linfedema en los hospitales de la red, unidades que estén dotadas de equipos multidisciplinares que puedan proporcionar una atención sanitaria de calidad y ofrecer una atención integral en todos los aspectos médicos y psicosociales relacionados con estas dolencias. "El linfedema se ha convertido en una enfermedad que nadie quiere ver. Los diversos especialistas corrigen distintos aspectos de la enfermedad que, al final, se convierte en crónica. En no pocas ocasiones, esto deriva con la persona afectada que se trata el linfedema en casa", señaló Jaume Masiá, presidente electo de la SECPRE y cirujano plástico especializado en reconstrucción de mama y supramicrocirugía de linfedema.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones