Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 40% de los conductores que tiene móvil lo usa al volante, según un estudio norteamericano

El índice de errores en la conducción cuando se utiliza un teléfono móvil es de 2,5 cada cuatro minutos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 23 noviembre de 2003
El uso inadecuado de los instrumentos telemáticos en los vehículos está provocando una reducción de la seguridad al volante, según pone de manifiesto una investigación llevada a cabo por la Universidad Central de Florida (EE.UU.) para evaluar los efectos en la atención de este tipo de elementos durante la conducción. Este trabajo, presentado en el X Congreso Mundial sobre Sistemas y Servicios Inteligentes de Transporte que se celebra en Madrid, revela que el 40% de los conductores que tiene teléfono móvil lo usa al volante.

En España, la cifra de conductores con móvil supera ya los tres millones, según el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), que cifra en 2.500 millones de euros anuales los costes de los accidentes provocados en todo el mundo por distracciones.

El RACC, que ha colaborado en la investigación, explica en un comunicado que la universidad estadounidense ha elaborado un protocolo para medir el grado de distracción de los conductores cuando hablan por teléfono móvil o utilizan los navegadores de los coches. Las pruebas, que han medido la capacidad personal para realizar otra tarea mientras se conduce, concluyen que los errores de conducción que se originan mientras se realiza otra actividad indican que se produce distracción.

Grado de distracción

El número de errores registrado pone de manifiesto el grado de distracción, de forma que cuando sólo se conduce el coche, la mayoría de individuos cometen un error cada 4 minutos, índice que sube hasta 2,5 cuando se utiliza el teléfono móvil, y si al hecho de conducir se suma la manipulación del navegador, se producen 4,5 errores cada 4 minutos.

La distracción de los conductores, explica el RACC citando a la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), organización preocupada por la seguridad en las carreteras, es la causa del 25% de los 6 millones de accidentes que se producen en el mundo cada año. Además, se calcula que en los próximos 25 años, los accidentes de tráfico serán el principal problema de salud pública junto con las enfermedades mentales.

El incremento del número de instrumentos telemáticos en los vehículos, así como el uso que de ellos hacen los conductores, junto al aumento del parque automovilístico en una red de carreteras que no ha crecido en la misma proporción, dibuja un escenario en el que cada vez hay más vehículos circulando en unas infraestructuras insuficientes, añade el RACC.

Atención y seguridad

En estas circunstancias, la atención en la conducción se convierte aún más en un elemento clave para la seguridad, ya que la posibilidad de sufrir un accidente cuando se habla por el móvil es cuatro veces más elevada, según un estudio de la Universidad de Zaragoza.

Mientras se utiliza este aparato, explica el RACC, pasan inadvertidas la mitad de las señales de tráfico y no se respeta la prioridad de paso en uno de cada cuatro cruces, y sólo el hecho de contestar a una llamada aumenta el ritmo cardiaco de las personas del orden de un 12%.

Según los estudios realizados por el Real Automóvil Club de Cataluña, del 86% de los conductores españoles que tiene móvil, un 36% lo utiliza cuando conduce a pesar de que la Ley sobre Tráfico prohíbe su empleo, y el hacerlo puede acarrear una sanción de hasta 91 euros. Para Tráfico, hablar por el teléfono móvil mientras se conduce equivale a circular con un índice de alcoholemia de entre un 0,5 y un 0,8 de alcohol en sangre.

El uso más habitual del móvil en los coches es para recibir llamadas, siendo las relacionadas con el trabajo las más habituales, aunque también las familiares ocupan un porcentaje importante de las llamadas que se atienden con las manos al volante.

El RACC señala además que los conductores españoles utilizan más el móvil en vías urbanas y carreteras que en autopistas y autovías. Asimismo, uno de cada siete conductores para en el arcén cuando recibe una llamada, aunque se trate de una práctica que también está penada por el Código de Circulación.

Pese a estas "preocupantes" cifras, los conductores encuestados por el RACC reconocen que son conscientes de la peligrosidad que conlleva el empleo de los teléfonos móviles en carretera, "pero siguen empleándolo".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones