Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 6% de los niños tiene piojos en algún momento de su vida

Esta es la infección más común entre los escolares de Educación Infantil

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 29 mayo de 2003

Los piojos buscan el calor del cuero cabelludo y se alimentan de la sangre, al igual que los mosquitos. "Son parásitos que miden de dos a cuatro milímetros de largo, de color blanco grisáceo, y pueden depositar hasta diez liendres por día", explica Antonio Jurado, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Materno Infantil de Málaga.

Precisamente, los picores comienzan cuando la persona ha desarrollado anticuerpos. Entonces empieza la batalla para eliminar los parásitos. "Es muy fácil establecer el diagnóstico: si el niño se rasca con frecuencia la cabeza y las orejas, probablemente estemos ante este caso", resalta Jurado.

Contagios frecuentes

Estos seres no respetan clases sociales ni edades, aunque la parasitación por piojos de la cabeza es la infección más común entre escolares. "Son los niños de Educación Infantil los que más sufren estas infecciones, ya que los pequeños juntan las cabezas para jugar y se intercambian objetos personales, como gorros y peines", añade Jurado.

La mayor parte inicia un tratamiento sin consultar al médico. "Los padres que acuden en busca de ayuda profesional son los que observan que sus hijos se han rascado tanto que se han provocado heridas profundas", explica. En este sentido, también se debe acudir a la consulta si el afectado tiene menos de dos años. Aunque la mordedura del piojo no duele, segrega una sustancia que evita la coagulación y que puede provocar escozor, llegando a producir heridas, infecciones y fiebre.

"Es cierto que hace diez años los piojos eran una pieza más de la cabeza de los niños, pero ahora la cosa ha cambiado mucho", destaca la educadora Laura Fernández. Sin embargo, Fernández señala que es un tema que hay que desdramatizar mucho, porque tener piojos no significa padecer una enfermedad contagiosa, ya que se soluciona atacándolos con productos específicos. En estos casos es necesario actuar con normalidad, porque a veces los niños se sienten mal ante los compañeros y pueden ser insultados.

Medidas de seguridad

Para evitar los problemas entre los más pequeños, a los que se les detectan piojos "permanecen en sus casas tres o cuatro días para que los padres los miren y desinfecten", resalta. El objetivo fundamental es evitar que se contagien otros niños por contacto directo y así impedir que se vayan extendiendo.

"Los piojos son como una mancha de aceite que se va pasando de un niño a otro y es necesario tomar las medidas adecuadas", advierte la maestra. En muchos casos, los centros educativos y las guarderías entregan "circulares" para informar a los padres de qué hacer en caso de contagio. "Muchas madres se ofenden cuando se les informa de que en las cabezas de sus hijos hay piojos", manifiesta la auxiliar de Jardín de Infancia Carmen Gallardo.

Las causas por las que las cabezas se infectan de piojos no están aún definidas. "Durante mucho tiempo se pensó que era por motivos de higiene, pero ahora las condiciones han cambiado y persisten estos parásitos", aclara el pediatra Antonio Jurado. Los piojos se alimentan de la sangre aproximadamente cinco veces al día y es necesario examinar con "lupa" la raíz del pelo para eliminarlos definitivamente.

¿Cómo eliminarlos?

Cuando los piojos incuban en la cabeza dejan las cáscaras de huevos vacías: son las liendres. De este modo, muchas veces se confunden con la caspa por su parecido. "Las liendres no se eliminan con facilidad, pero la caspa desaparece con un champú adecuado", aclara Jurado. Una vez que los parásitos han desaparecido del cuero cabelludo del niño, es necesario crearle al piojo un hábitat que impida que éste vuelva a anidar en la cabeza del pequeño.

Sin embargo, "no se debe bajar la guardia, ya que hay que estar constantemente revisando el pelo del chico", añade Jurado. Por ello, los expertos recomiendan disminuir la temperatura de la nuca. El pelo corto en los niños y trenzas o colas en las chicas son buenos recursos para ganar la batalla definitiva a los piojos.

Etiquetas:

infección niños piojos

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones