Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 60% de los enfermos de psoriasis no hace deporte por temor al rechazo social, según un estudio

Evitan mostrar las manchas blancas y escamas que produce esta enfermedad en la piel

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 23 abril de 2006
El miedo al rechazo social, a mostrar en público las manchas blancas y escamas en la piel con que se manifiesta la psoriasis, lleva a la mayoría de los afectados a evitar el ejercicio físico. Casi un 60% de los pacientes reconoce que se niega a acudir al gimnasio o a la piscina para no mostrar su cuerpo en público y, menos aún, tener que dar explicaciones, según revela un estudio realizado por el equipo de Dermatología del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.

El trabajo refuerza los resultados obtenidos por investigaciones anteriores que ya habían puesto de manifiesto las limitaciones de la vida social que van asociadas a esta patología. Los especialistas son cada vez más conscientes de esta realidad. "A la hora de valorar la gravedad de la enfermedad, los dermatólogos no sólo debemos tener en cuenta las lesiones físicas de la piel, sino también hasta qué punto condicionan la vida diaria del paciente.

Tenemos que interesarnos por la opinión del afectado y la manera en que percibe su dolencia", argumenta el dermatólogo Miquel Rivera, autor del estudio realizado en Barcelona. Alrededor de un 2% de la población sufre diferentes grados de descamación y llagas en la piel.

La psoriasis, una enfermedad genética, incurable y cada vez más frecuente, especialmente entre las personas de raza blanca, es además un problema de salud que, por razones que se desconocen, tiene una ligera mayor incidencia en el País Vasco que en el resto del mundo occidental. En torno al 3% ó 4%.

Un total de 80 millones de personas en el planeta, un millón en España, conoce de cerca el problema. La piel comienza a descamarse y aparecen pequeños tumores que se denominan pápulas. Esas manchas acaban convirtiéndose en placas rojas que se van soltando y que, a veces, se transforman en llagas. Un tratamiento sencillo, a base de geles y pomadas, basta para paliar el problema en dos de cada tres pacientes.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones