Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 75% de los enfermos de sida están infectados con el virus de la Hepatitis C

Un medicamento en estudio impide que el VIH se fusione con las células huésped del paciente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 9 marzo de 2002
Compartir jeringuillas sigue causando entre el 50% y el 60% de los contagios del VIH en los países europeos del Mediterráneo, es decir la vía parenteral es la autopista por la que vuela el Sida. Paralela a esa enfermedad discurre la hepatitis C, que elige la misma forma de transmisión y acompaña al diagnóstico de Sida en un 75% de los casos. Eso ha llevado a los investigadores y a la industria farmacéutica a aquilatar más sus tratamientos retrovirales. Sobre ellos intercambian información en el VIII Simposium de Sitges quinientos profesionales.

La doctora Francesca J. Torriani, de la Universidad de California (San Diego) defiende hoy el tratamiento específico para estos pacientes coinfectados antes de que desarrollen cirrosis agudas o necesiten un transplante hepático, posibilidad negada en Estados Unidos. Torriani centra su investigación en un tratamiento llamado pegasys, que será presentado comercialmente en España en septiembre. «Hay que investigar cómo actúan estos medicamentos en gente que sigue consumiendo drogas, si son hemofílicos o si ya tienen cirrosis», decía la suiza-italiana.

Richard Haubrich, de la misma universidad, investiga en las secuencias de las terapias, en la combinación de los retrovirales para que no desarrollen resistencias en el paciente. «Cuando aparecieron los retrovirales fue un gran éxito, logramos hacer crónico al paciente, pero a largo plazo nos hemos encontrado con problemas. Eso es lo que intento evitar en mi estudio».

Jacob Lalezari presenta un nuevo inhibidor llamado de fusión. Hasta ahora había dos familias de inhibidores que luchaban contra el virus dentro de las células del paciente, provocando otros trastornos. El inhibidor de fusión hace resistente a la célula y no deja pasar el virus. Aún en fase de estudio, el llamado T-20 ha sido probado durante 48 semanas en combinación con la triple terapia antirretroviral y redujo la carga viral de más de la mitad de los pacientes por debajo de los límites de detección (400 copias/ml). Se administra mediante una inyección bajo la piel dos veces al día.

Costes del tratamiento

Cada avance farmacéutico contra el Sida va seguido de un encarecimiento notable de la factura del enfermo. El tratamiento anual de un paciente de Sida español supone un millón de pesetas. Estos nuevos tratamientos son más aún caros, sus propios creadores lo reconocen. «El T-20 costará más que las tres drogas que componen el cóctail de un enfermo de Sida. Pero esto viene impuesto por la dificultad de lograr los componentes. Mientras un laboratorio emplea en esa parte de la producción entre un 10% y un 20% del dinero que cobra por el medicamento, en éste deberá gastar el 50%», dice Lalezari.En cuanto a la vacuna contra esta enfermedad, el coordinador del simposio, José María Gatell, Jefe del Servicio de Infecciones del Hospital Clínico de Barcelona, recordó lo tratado en el Congreso Mundial de Seattle celebrado hace una semana. «Hay dos tipos de vacunas, la clásica preventiva, que al menos habrá que esperar cuatro años para ver algún resultado ya que hay dos grandes estudios en marcha. Y la que estimula o mejora el sistema inmunológico en su respuesta al virus, la llamada vacuna terapéutica que es simultánea al tratamiento con retrovirales». «Hace tan solo seis meses no se podía hablar siquiera de vacuna preventiva y ahora al menos hay una forma de reforzar el sistema inmunitivo», explica

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones