Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El 95% de los casos de cáncer de mama se curan si se detectan a tiempo

Los nuevos tratamientos esperan convertir la enfermedad en una dolencia crónica

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 septiembre de 2005
Expertos reunidos en un curso en la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Valencia aseguraron ayer que hasta un 95% de los tumores mamarios se curan si su diagnóstico es precoz, ya que ello permite la aplicación inmediata de los tratamientos más avanzados y una rápida intervención psicoterapéutica.

La importancia del apoyo psicológico en la lucha médica contra ese tumor está ya tan asentada en el ámbito oncológico que los especialistas insisten en que no sólo debe cubrir al paciente, sino también a su familia.

La preocupación y el miedo que suelen acompañar al diagnóstico de la enfermedad son el peor aliado de un buen tratamiento, indicaron los especialistas. En el caso del paciente porque pueden "paralizarlo" y abocarlo a la resignación. Y en el de la familia, porque puede impedirle dar al enfermo un respaldo psicológico que le resultaría "terapéutico".

Nuevos tratamientos

La incidencia del cáncer de mama en España ronda los 15.000 casos anuales, mientras la mortalidad oscila en torno a las 6.000 mujeres al año, aunque esta cifra sigue disminuyendo progresivamente como consecuencia del aumento en los índices de detección precoz. Esta circunstancia, unida a la continua mejora de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia y a su combinación con modernas terapias basadas en estudios moleculares, está convirtiendo al tumor mamario en una patología "casi" crónica. Los expertos creen que lo será cuando los nuevos tratamientos se perfeccionen hasta individualizarse.

El futuro parece ser una "ofensiva combinada" contra el tumor. Por un lado, con fármacos de quimioterapia que ataquen a las células tumorales desde distintos ángulos y sin que sus efectos tóxicos se acumulen. Por otro, con la ayuda de "identificadores" de esas células malignas, como los anticuerpos monoclonales, que sirvan para señalar la diana a la paralela radioterapia que debe destruirlas sin apenas dañar a las células sanas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones