Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El alto consumo de azúcar puede provocar problemas mentales, según un estudio

Los principales efectos secundarios recogidos en el informe fueron la hiperactividad y la angustia

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 30 septiembre de 2006
Un grupo de adolescentes de Oslo que consumió refrescos muy azucarados registró muchos problemas mentales, entre ellos hiperactividad y angustia, según un grupo de investigadores noruegos. El estudio, realizado entre más de 5.000 jóvenes de 15 y 16 años, mostró una asociación clara y directa entre la ingesta de refrescos y la hiperactividad, y un vínculo más complejo con otros desórdenes mentales y de conducta.

Los expertos encuestaron a estudiantes, les preguntaron cuántos refrescos azucarados tomaban por día, y luego los sometieron a un cuestionario estándar utilizado para evaluar la salud mental. Los jóvenes que dijeron que no desayunaban ni almorzaban se situaron entre los principales consumidores de refrescos, según el equipo dirigido por el doctor Lars Lien, de la Universidad de Oslo. "Hubo una fuerte asociación entre el consumo de refrescos y los problemas de salud mental en los chicos", escribieron los investigadores en el informe publicado en American Journal of Public Health.

"Esta relación siguió siendo importante después de tener en cuenta desórdenes sociales, de conducta y trastornos vinculados con la alimentación", añadió el equipo de expertos. La mayoría de los estudiantes dijo que consumía entre uno y seis refrescos por semana.

Aquellos jóvenes que no tomaban estas bebidas fueron más propensos que los consumidores moderados a tener síntomas de salud mental, dijeron los expertos. No obstante, aquellos que bebían la mayor cantidad de bebidas gaseosas, más de seis por semana, tenían los registros más altos de estos problemas.

En el caso de la hiperactividad, hubo una relación directa: cuantas más gaseosas tomaba un adolescente, más síntomas de hiperactividad mostraba. Los peores problemas se observaron en los varones y mujeres que consumían cuatro o más vasos de gaseosa por día. El 10% de los hombres y el 2% de las jóvenes tomaban esa cantidad de refresco.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones