Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

El anillo vaginal

Tan seguro como la píldora con la ventaja de que se coloca una vez al mes

En 2003 se incorporó al mercado español un método anticonceptivo cómodo y seguro: el anillo vaginal. Una vez que la propia mujer se lo coloca, este dispositivo le procura un mes de protección frente a embarazos. Sin embargo, a pesar de su eficacia y sus ventajas, este moderno método de anticoncepción sigue siendo de uso minoritario en un país como España, en el que el 22,5% de las mujeres mantiene relaciones sexuales sin tomar precauciones. El anillo, al igual que los parches transdérmicos, que alcanzan un periodo de protección de una semana, se encuentra muy lejos de desbancar a la píldora, utilizada por el 22% de las mujeres, o a los populares preservativos, elegidos por la mitad de quienes adoptan métodos anticonceptivos.

Preguntas y respuestas

Durante el año 2003, tras las pertinentes autorizaciones para su comercialización, se incorporó al mercado, además del anillo mensual, el anticonceptivo semanal en forma de parche (una especie de “tirita” que se pega sobre la piel). A pesar de sus ventajas, la utilización de estos dos nuevos métodos de contracepción (que impiden la concepción), no está tan extendida como cabría esperar.

NuvaRing es el nombre comercial del único anillo mensual que hay en las farmacias, un dispositivo que se parece en cierta medida a los mencionados parches trasdérmicos puesto que éstos liberan, también de forma constante, las hormonas anticonceptivas.

Cuando el anillo mensual está dentro de la vagina, las hormonas que se encuentran en su interior se van liberando gracias a su membrana externa y pasan al torrente sanguíneo a través de la pared vaginal. “La vagina es una magnífica vía de absorción de medicamentos, porque se trata de una extensión muy grande y muy vascularizada. Los ginecólogos la utilizamos con frecuencia para administrar, por ejemplo, tratamientos de fertilidad”, asegura el doctor Pérez Campos.

Pero a pesar de llevar casi dos años en el mercado español, este anillo anticonceptivo todavía no es muy conocido, según Carlos Raposo, y genera numerosas dudas. Veamos las más habituales y sus respuestas:

¿Se necesita receta para adquirirlo?

Si, pues se trata de un medicamento que se administra bajo prescripción médica.

¿Cuánto cuesta?

El anillo, con cobertura anticonceptiva para un mes, puede adquirirse en farmacias a un precio de 12,80 euros. Su uso, como el de la mayoría de los anticonceptivos, no está financiado por la Seguridad Social.

¿Tiene efectos secundarios?

Al mantener una liberación constante se impide que se produzcan oscilaciones en los niveles de hormonas en sangre y por ello los efectos secundarios, como dolor de cabeza, vómitos o tensión mamaria, se presentan en menor medida que cuando se toma la píldora. Además, la dosis hormonal pasa de la vagina al torrente sanguíneo, actuando directamente, sin pasar primero por el hígado como ocurre cuando se toman anticonceptivos orales. Gracias a este mecanismo de absorción vía vaginal, en caso de algún trastorno gastrointestinal, como vómitos o diarreas, no se corre ningún riesgo de pérdida de eficacia anticonceptiva, como pasa cuando se toma la píldora.

¿Influye en el peso?

Generalmente no. La dosis de hormonas es tan baja y constante que no repercute sobre el peso.

¿Cómo se pone y se quita?

Se pliega con los dedos y se empuja, sin necesidad de ningún aplicador, hacia el interior de la vagina como si fuera un tampón. Pasadas tres semanas se retira el mismo día de la semana que se colocó, cogiendo el borde del anillo con el dedo índice en forma de gancho. “El adiestramiento es muy fácil, incluso para las mujeres no acostumbradas a la manipulación genital”, comenta el presidente de la SEC.

¿Es importante su posición?

No. Al no tratarse de un anticonceptivo de barrera, la posición en la que queda colocado no tiene ninguna importancia para su eficacia anticonceptiva.

¿Puede salirse de la vagina?

La expulsión espontánea de anillo es muy poco frecuente, porque la posición de la vagina y la musculatura que hay alrededor de la parte inferior de la misma lo sostienen de forma natural.

¿Se nota cuando está introducido?

No se nota cuando se lleva puesto porque la parte superior de la vagina prácticamente no tiene sentido del tacto. En todo caso, si la usuaria no se sintiera cómoda, con empujarlo un poco más hacia arriba sería suficiente.

¿Se pueden usar tampones con el anillo?

Lo normal es que la mujer sangre en los siete días de descanso del anillo, pero el uso de tampones es compatible en los casos excepcionales en los que se presente un sangrado mientras se lleve puesto.

¿Se puede hacer ejercicio físico?

Se puede hacer deporte sin problemas porque el anillo mensual está adaptado especialmente a la anatomía de la vagina.

¿Resulta incómodo en las relaciones sexuales?

Tras un estudio internacional de un año de duración en el que participaron 2.586 usuarias, un 32% de los hombres dice haberlo notado durante el coito, pero el 91% de ellos no pone objeciones a que su pareja continúe usándolo.

Tras dejar de utilizarlo, ¿cuándo se produce el retorno de la fertilidad?

Es un método reversible. Esto significa que cuando la mujer deja de utilizarlo recupera su fertilidad. La mayoría de las mujeres ovulan y tienen la menstruación el ciclo siguiente de interrumpir el uso del anillo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones