Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El aumento de peso entre embarazos eleva el riesgo de complicaciones, según un estudio

Hipertensión, diabetes y aborto espontáneo serían los principales problemas a los que estarían expuestas las mujeres en gestación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 1 octubre de 2006
Las mujeres que aumentan de peso entre sus embarazos tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones como hipertensión, diabetes y aborto espontáneo, informaron unos investigadores suecos. Incluso las madres que no poseen sobrepeso ni son obesas, pero que aumentan de peso antes de su siguiente embarazo, podrían ser más propensas a padecer alguno de estos problemas.

"El aumento de peso eleva el riesgo de padecer una serie de complicaciones en el embarazo, y esto indica que las asociaciones halladas previamente entre la obesidad y los resultados del embarazo son causales", aseguró el profesor Sven Cnattingius, del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia. En un estudio que observó a una población de más de 150.000 mujeres de Suecia que tuvieron su primer y segundo hijo entre 1992 y el 2001, Cnattingius y Eduardo Villamor analizaron la relación entre el aumento de peso entre embarazos y las complicaciones durante la gestación y el alumbramiento.

Los expertos hallaron que cuanto mayor era el peso ganado por las madres entre los nacimientos de sus hijos, mayores eran los riesgos de padecer preeclampsia (una complicación que ocurre en casi el 5% de los embarazos), hipertensión, diabetes, partos por cesárea y abortos espontáneos. Ese incremento de peso también puede causar el nacimiento de un bebé de gran talla. "Resulta que las mujeres no necesitan volverse obesas o con sobrepeso para aumentar sus posibilidades de obtener malos resultados gestacionales. Sólo un incremento relativamente modesto en el peso entre los embarazos podría conducir a una enfermedad grave", manifestó Villamor en un comunicado.

Pero si las madres reducen su peso, los riesgos disminuyen. En la investigación publicada en la revista médica The Lancet, los científicos calcularon la diferencia en el índice de masa corporal (IMC) de las participantes entre el primer y el segundo embarazo, y la tasa de complicaciones durante la segunda gestación y parto. Pese a que el riesgo de sufrir la mayoría de las complicaciones es menor al 1%, un aumento de una a dos unidades en el IMC eleva las posibilidades de desarrollar diabetes y alta presión arterial durante el embarazo entre un 20% y un 40%, en promedio.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones