Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El bebé más prematuro del mundo logra sobrevivir

La pequeña Amilia nació a las 21 semanas y seis días de gestación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 21 febrero de 2007
Amilia Taylor nació el pasado 24 de octubre en Miami. Entonces pocos creían que lograría sobrevivir. La pequeña, concebida por fecundación "in vitro", tenía prisa por venir al mundo. Aunque los médicos intentaron retrasar el parto, la pequeña no quiso esperar y salía del útero materno a las 21 semanas y seis días de gestación, con solamente 280 g de peso. Su cerebro y pulmones apenas habían tenido tiempo para completar su desarrollo.

Por debajo de las 24 semanas de gestación, la mortalidad de los bebés prematuros roza casi el 100% y en el improbable caso de sobrevivir, las secuelas son importantes. Desde lesiones cerebrales a problemas en el desarrollo psicológico y motor.

Sin embargo, Amilia ha burlado todas estas estadísticas. No sólo ha logrado salir adelante, sino que además lo ha hecho sin secuelas visibles. Hasta la fecha ningún niño nacido antes de las 23 semanas de embarazo había sobrevivido.

Bebé milagro

La pequeña recibía ayer el alta tras cuatro meses ingresada en la unidad de cuidados intensivos del Baptist Children's Hospital de Miami. Su peso ahora es de 1.800 gramos, la mitad que un bebé nacido a término. "Es realmente un bebé milagro", comentó William Smalling, el neonatólogo que ha cuidado a Amilia desde su nacimiento. "Cada día que pasábamos con ella era como navegar en aguas desconocidas. Ni siquiera sabíamos cuál era la presión sanguínea normal para un bebé tan pequeño", confesó el especialista.

Amilia tenía ganas de vivir. Al nacer respiraba sin ayuda e incluso intentó llorar en varias ocasiones. Después llegaron las complicaciones. En la unidad de cuidados intensivos superó los problemas respiratorios y digestivos, así como una moderada hemorragia cerebral. Hoy su pronóstico es "muy bueno".

El doctor Smalling cree que este suceso debería cuestionar los límites actuales de viabilidad. "La tecnología con la que podemos hoy tratar a estos niños ha mejorado drásticamente. Hoy podemos salvar pequeños que no hubiesen sobrevivido hace diez años", aseguró el experto.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones