Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El consumo de antidepresivos se ha triplicado desde 1994 en España, según datos de Sanidad

También el uso de tranquilizantes entre los españoles se ha duplicado en la última década

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 1 agosto de 2005
Diversos supuestos como el estrés, un ritmo de vida acelerado, la pérdida de un ser querido, rupturas sentimentales y un mayor envejecimiento de la población, entre otros, han disparado la venta de los antidepresivos en España. Tanto es así que el consumo de estos fármacos se ha triplicado en nuestro país en tan sólo diez años. Si en 1994 se despacharon un total de 7,2 millones de envases, al término de 2003 esa cifra creció hasta los 21,2 millones. Además, la ingesta de los tranquilizantes casi se ha duplicado en este mismo período de tiempo, al pasar de 22,5 millones de frascos a más de 38.

Las cifras, facilitadas por el Ministerio de Sanidad, se corresponden sólo con el volumen de compras realizadas por los pacientes del sistema público de salud, es decir, que la estadística no contabiliza las prescripciones efectuadas por las consultas privadas.

No obstante, el cada vez mayor uso de los ansiolíticos no siempre guarda relación con los estados depresivos de los pacientes. Según José María Galletero, director de la unidad de Psiquiatría del hospital vizcaíno de San Juan de Dios, "los antidepresivos tienen ahora un abanico de actuación mucho más amplio". "Estos medicamentos -detalla el experto- se emplean para abordar la ansiedad, las fobias, los trastornos alimentarios, el dolor y las adicciones. Por eso se venden más".

Sea como fuere, la depresión tiene un importante impacto en el mercado laboral. Según un estudio presentado en el último congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia (Semfyc), el 70% de las bajas laborales por esta patología se producen en los meses de otoño e invierno.

Marta Torres, coordinadora de este informe, explica que los problemas de salud mental más frecuentes en la atención primaria son "la depresión (68%), la ansiedad (12%) y los trastornos mixtos ansioso-depresivos (9,5%)". La experta, médico de familia en el Centro de Salud Eixample de Lérida, advierte de que «las mujeres son más propensas» a padecer la depresión y que la mayoría de ellas "tiene más de 40 años".

El estudio de la enfermedad y de sus síntomas ha permitido trazar el perfil psicológico de la persona propensa a padecer depresión. Una personalidad demasiado perfeccionista, pesimista y controladora, rasgos obsesivos, tendencia a la angustia y un carácter demasiado introvertido dibujan el retrato robot del futuro paciente.

No obstante, se trata tan sólo de los componentes internos que contribuyen a la aparición del mal; las causas externas también desempeñan un rol muy destacado. Desgracias personales y puntuales, deficiente soporte social e interrelacional, problemas laborales y el acelerado ritmo de vida son el caldo de cultivo para que la depresión haga acto de presencia.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones