Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El CSIC descubre un componente cardioprotector en el aceite de orujo

Su efecto es similar al del HDL o "colesterol bueno"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 9 abril de 2008
Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han identificado un mecanismo que convierte el ácido oleanólico, componente minoritario del aceite de orujo de oliva, en un agente cardioprotector. El efecto que provoca este agente en las células arteriales es similar al del HDL o "colesterol bueno".

El aceite de orujo, para cuya elaboración se aprovecha la piel externa y el hueso de la oliva, es el producto de la aceituna menos valorado. Sin embargo, es "muy rico en compuestos biológicamente activos, entre ellos el ácido oleanólico", afirma Valentina Ruiz-Gutiérrez, principal responsable del estudio.

Estudios previos ya habían avalado que los aceites ricos en el citado componente ejercían un efecto relajante sobre los vasos sanguíneos en modelos animales con hipertensión. Pero hasta ahora se desconocía cómo provocaba esa acción protectora.

Los expertos del CSIC aseguran que el ácido oleanólico favorece que las células arteriales incrementen la síntesis de prostaglandina I2 (también conocida como prostaciclina), cuyas propiedades vasodilatadoras y antitrombóticas han sido ampliamente demostradas.

Enzima COX-2

La clave de este mecanismo reside en la inducción de la enzima COX-2, que sintetiza la prostaciclina. El papel de esta enzima en el proceso es similar al observado en células vasculares tratadas con HDL. Estas lipoproteínas, encargadas de retirar el colesterol de las arterias, actúan también induciendo COX-2.

"Los resultados obtenidos en esta investigación refuerzan el relevante papel de COX-2 y llaman, de nuevo, a la prudencia en el uso de inhibidores específicos de esta enzima, los llamados 'coxbids', en pacientes con factores de riesgo cardiovascular", apunta José Martínez-González, del Centro de Investigación Cardiovascular de Barcelona. Este hallazgo avala el papel crucial de COX-2 en la fisiología vascular, ya que, además de intervenir en la acción de las células HDL, participa en los mecanismos de defensa del miocardio, entre otras funciones.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones