Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El frío duplica la asistencia urgente a niños por procesos respiratorios y virus

La mayoría presenta bronquiolitis, una infección con inflamación de las ramificaciones más extremas de los bronquios

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 18 diciembre de 2006
Desde principios de diciembre los neumólogos están constatando un sensible aumento de la llegada de niños a los servicios de urgencias de los hospitales por procesos respiratorios y virus relacionados con las bajas temperaturas. Este fenómeno, que afecta especialmente a los bebés, se está registrando en puntos tan distantes de la geografía nacional como Málaga y Asturias, donde se está duplicando el número de pacientes infantiles con infecciones de estas características.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) explica que la principal causa del incremento de las urgencias infantiles en la mayoría de los hospitales españoles está relacionado con la bronquiolitis, una infección con inflamación de las ramificaciones más extremas de los bronquios (conocidas como bronquiolos).

El responsable más habitual de esta infección, conocida como la "gripe de los bebés", es el virus respiratorio sincitial (VRS). Este agente patógeno suele irrumpir de forma brusca y afecta, principalmente, a niños de hasta dos años, en los que provoca inflamación acompañada de crisis respiratorias agudas que obligan, en ocasiones, a ingresar al pequeño.

"Típicamente se presenta en brotes que ocurren durante varias semanas en el otoño y el invierno", señala el neumólogo Antonio Salcedo Posadas, miembro de la SEPAR, que precisa que si bien los más afectados por la infección son los bebés prematuros y niños de hasta dos años, sus efectos pueden dejarse notar en individuos de todas las edades.

Se trata, por lo demás, de un virus altamente contagioso, "no sólo a través de las secreciones respiratorias, sino también a través de las manos y objetos que han estado en contacto con el paciente", apunta el doctor Salcedo.

Prevención

Por ahora no hay ninguna vacuna disponible contra las infecciones motivadas por este virus, por lo que los expertos aconsejan tomar una serie de actitudes preventivas tendentes a evitar el contagio.

En este sentido, el especialista de la SEPAR comenta que la lactancia materna puede ofrecer cierta protección, al haber ya estudios donde se sugiere que los niños amamantados tienen menor riesgo de adquirir una infección por VRS que requiera hospitalización.

Para prevenir la infección en el hogar conviene lavarse las manos antes de atender a los lactantes y evitar la exposición de estos a personas con infecciones respiratorias agudas, medida igualmente válida cuando existe un adulto mayor en el núcleo familiar.

También se deben tirar los pañuelos utilizados y evitar ambientes con humo y espacios llenos de gente, así como disponer de habitaciones, a ser posible individuales, para los niños pequeños.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones