Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El insomnio crónico afecta a una de cada diez personas, según un especialista en trastornos del sueño

El estrés y la ansiedad se cuentan entre los desencadenantes de este mal

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 11 mayo de 2003
Muchas personas experimentan, en algún momento de su vida, problemas para poder dormir. Cuando esta dificultad se repite, puede convertirse en insomnio crónico, un mal que afecta a alrededor de un 10% de la población, con orígenes muy diferentes que pueden proceder tanto de enfermedades orgánicas como psicológicas. El catedrático de Medicina de la Universidad Autónoma Antonio Vela considera que el estrés y la ansiedad son el inicio de muchos trastornos en los insomnes y alerta de que, en algunos casos, este problema se cronifica tras una situación de conflicto o experiencia traumática.

Para este especialista, las técnicas de conducta son muy importantes para aprender hábitos que ayuden a conciliar el sueño. Por esta razón, uno debe levantarse siempre a la misma hora, una rutina más importante que la de la hora de acostarse, que debe practicarse, simplemente, cuando uno necesite dormir.

Si uno no consigue conciliar el sueño, el mejor consejo es levantarse de la cama y aprender a convivir con esta situación con técnicas de psicoterapia y de deshabituación a los barbitúricos. Vela tampoco recomienda recurrir al consumo de alcohol, una de las sustancias que más altera el sueño normal por su forma de actuar. Y es que, aunque puede producir somnolencia en las primeras horas, después provoca bruscos despertares y alteraciones.

El sueño ocupa una tercera parte de la vida, momento en que el organismo se restaura y el cerebro se reorganiza y mantiene una actividad esencial. Sin embargo, no fue hasta casi el final del siglo XIX cuando los científicos comenzaron a dar importancia a este hecho, que antes era considerado simplemente un proceso negativo, opuesto a la vigilia.

Cuando se duerme, se produce la recuperación física del organismo. El corazón late más despacio, no existen cambios bruscos de presión arterial y la respiración se ralentiza, excepto en la fase REM (siglas en inglés de movimientos rápidos de los ojos), durante el cual hay mayor actividad cerebral. En esos minutos, se sueña siempre, aunque sólo nos acordemos en algunas ocasiones.

Dormir bien es un indicador de calidad de vida -su importancia ha dado lugar a que se pueda hablar de una medicina del sueño- que cuenta con dispositivos técnicos que sirven para conocer su calidad y que ayudan al diagnóstico de diversas patologías orgánicas, como la apnea (la interrupción de la respiración durante segundos), enfermedades tiroideas o lesiones cerebrales.

La mayoría de las personas con insomnio refieren dificultad para dormir durante un tiempo prolongado, más de 10 interrupciones por noche, despertar precoz por la mañana y aumento del tiempo de vigilia. También los pacientes psiquiátricos presentan muchos problemas para conciliar este estado. Más de un 50% sufren de insomnio u otros trastornos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones