Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El Senado decide volver a endurecer las sanciones de la ley antitabaco

Sanidad cree que la nueva normativa va a ser bien recibida, "incluso por los fumadores"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 11 noviembre de 2005
Los grupos parlamentarios del Senado acordaron ayer volver a endurecer el régimen sancionador del proyecto de ley del tabaco. A partir del 1 de enero será falta grave el que el responsable o dueño de un establecimiento permita fumar en su local, si está prohibido. Así lo establecía el proyecto remitido por el Gobierno a las Cortes hasta que los grupos acordaron, en el trámite del Congreso de los Diputados, rebajar esta falta de grave a leve, lo que suponía disminuir la multa prevista para faltas graves, de entre 600 a 10.000 euros, a la horquilla establecida para las leves, de entre 600 y 60 euros.

Además de devolverle el sentido original al texto en este punto, los grupos también han tratado de aproximarse a lo establecido en un principio en relación a las sanciones previstas para los fumadores, de tal forma que han decidido que será falta leve fumar en espacios no autorizados y grave cuando se repita tres veces esta falta leve.

La nueva ley antitabaco fue ayer objeto de una primera jornada de trabajo en la Cámara Alta, que debe dar el aprobado definitivo a la norma. En la reunión también se llegó a un consenso en cuanto a la ampliación de puntos de venta de tabaco en hoteles, hostales, salas de fiesta y juego. En el proyecto remitido por el Ejecutivo, estos lugares no estaban contemplados.

Otra modificación hace referencia a bares y restaurantes de menos de 100 metros cuadrados destinados a clientes. El proyecto de ley prevé que los menores de edad no puedan entrar en estos establecimientos donde es el propietario quien autoriza fumar. El Senado cambiará la disposición y permitirá a los menores, vayan o no acompañados por sus padres, entrar en estos bares y restaurantes en los que se puede fumar. La prohibición de entrada de menores se mantendrá vigente en las salas que los establecimientos de hostelería de más de 100 metros reserven para fumadores.

En total, y según explicó el ponente socialista, Juan José Palacios, de las 125 enmiendas presentadas a este proyecto en el Senado, se han consensuado 33, principalmente de carácter técnico, con el fin de mejorar la redacción del texto. El resto de las iniciativas, sobre las que no ha habido consenso, tendrán que ser debatidas en comisión. La primera reunión está prevista para el próximo día 21 ó 22 de noviembre.

Así, quedan por dilucidar iniciativas como las del PNV y CiU que defienden salas de fumadores en los centros de trabajo, o la del PP, que pide financiación pública para los tratamientos de deshabituación tabáquica. Otras enmiendas que se discutirán en la citada comisión hacen referencia a la ampliación del plazo de las obras para acondicionar los espacios destinados a los fumadores y la adecuación de las nuevas máquinas expendedoras.

Buen recibimiento

Las encuestas revelan que la futura ley del tabaco va a ser bien recibida, "e incluso los fumadores están deseando que haya algo que les impulse a dejar de fumar", dijo ayer la ministra de Sanidad, Elena Salgado, durante la inauguración en Salamanca del V Congreso Nacional de Prevención y Tratamiento del Tabaquismo.

"Creo que es una ley equilibrada, probablemente no perfecta porque nada lo es, pero estoy convencida de que se va a incorporar positivamente a nuestro quehacer diario y va a ser muy bien recibida por la opinión pública", aseveró Salgado, al tiempo que recordó que su departamento promoverá campañas para que la nueva normativa sea "bien conocida por los ciudadanos y su aplicación no genere ningún problema".

A juicio de la ministra, la necesidad de intervenir legislativamente no está motivada sólo por la gravedad del problema que representa el consumo de tabaco, sino por la obligación de proteger a los no fumadores y evitar que se conviertan en fumadores involuntarios, dada la evidencia del daño que produce el humo de los cigarrillos. "La ciencia ha dejado definitivamente atrás aquellas voces interesadas que sólo pretendían relacionarlo con molestias y malos olores", recalcó.

El reto ahora, prosiguió, es hacer que se cumpla la ley y "caminar hacia una sociedad sin tabaco", un objetivo en el que, según dijo, será indispensable la colaboración de las administraciones autonómicas y locales, la sociedad, los colectivos interesados y los medios de comunicación.

Etiquetas:

ley sanciones tabaco

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones