Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El síndrome del latigazo cervical afecta cada año a más de 25.000 españoles

Se trata de una lesión muy común en accidentes de coche

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 15 agosto de 2005

“Esta lesión se halla tan olvidada que los muñecos que utilizan en los simulacros de accidentes no tienen articulación temporo-mandibular e incluso ni siquiera tienen mandíbula móvil”, comenta José Fontcuberta, director de la Clínica Armtrong Internacional en Madrid, quien asegura que “el 98% de los esguinces cervicales se produce precisamente por este tipo de choques”.

El cuadro sintomático de esta patología es muy amplio y variado: dolores de cabeza en la frente y sienes, molestias alrededor o detrás de los ojos, trastornos visuales, zumbido en los oídos, insomnio y cansancio.

En el 80% de los casos, el síndrome se cura a los pocos días, aunque los más complicados requieren incluso dos años. El 20% restante de los pacientes permanece con dolores cervicales, cérvico-branquiales, cérvico-medulares o cérvico-encefálicos.

Calidad de vida

Esta patología conlleva un deterioro importante de la calidad de vida. En palabras del director de la Clínica Armtrong Internacional, “estos dolores tan amplios pueden desembocar en una crisis de ansiedad, llegando incluso a cuadros depresivos, ya que el paciente no aguanta ese dolor, es incomprendido, está cansado de tantos medicamentos y no encuentra una solución”.

El latigazo cervical puede ser mucho más grave en el caso de los más jóvenes. Los niños son más proclives a desarrollar hemorragias internas porque los órganos vitales se pueden desprender con mayor facilidad y tienen mayor predisposición a padecer lesiones medulares. Las vértebras que sujetan sus cabezas tienen escasa solidez hasta los cuatro y cinco años, a lo que se une la desproporción de la cavidad craneal con relación al cuerpo.

Prevención

La prevención es la mejor manera de encarar el síndrome de latigazo cervical. En los accidentes de tráfico, además del empleo de los cinturones de seguridad, es necesario colocar correctamente los reposa-cabezas. Éstos tienen que estar inclinados hacia delante, situados a la altura del límite del cráneo.

En el caso de los niños, los coches deben estar preparados para disponer de sillas homologadas de acuerdo con las características del menor, así como cinturones de seguridad en la parte trasera del vehículo. En cuanto a los deportes de contacto, las lesiones se pueden evitar con protectores bucodentales de doble mordida.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones