Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

El trabajo y la adopción de hábitos propios del hombre acortan la vida de la mujer

Las mujeres modernas han cambiado sus patrones de conducta respecto de generaciones anteriores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 6 marzo de 2002

Las mujeres occidentales, incluidas las españolas, viven de media 7 años más que los hombres. De momento. Especialistas en salud femenina avisan de lo que se avecina si no se adoptan mecanismos sociales que corrijan los actuales desequilibrios, ayudas que permitan simultanear profesión y hogar sin necesidad de heroicismos.

Las mujeres se han lanzado al trabajo fuera de casa sin que se haya solucionado el reparto de la carga laboral dentro del hogar. Resultado, un sobreesfuerzo que pasa factura en forma de estrés, depresión y, a largo plazo, una reducción de las expectativas de vida. Carmen Menéndez, directora médica del Instituto Palacios de Medicina de la Mujer, explica que al ritmo actual, en las dos próximas décadas la diferencia en longevidad de hombres y mujeres se acortarán a unos 5 años, según los cálculos que manejan los expertos en la Unión Europea.

Malos hábitos

Según todos los indicios, en la próxima década el cáncer de pulmón sustituirá al de mama como principal causa de mortalidad entre las mujeres españolas. Es el peaje ineludible al espectacular incremento del consumo femenino de tabaco en España, y de la adopción de otros malos hábitos asociados hasta hace poco al mundo masculino.

"Las adolescentes españolas son las que más fuman de la UE", precisó ayer Menéndez, aunque en términos absolutos el tabaquismo sea mayor entre los hombres. Este factor disparará de aquí a pocos años el índice de mortalidad por esta causa, explica.

Además de fumar, las mujeres modernas también han cambiado sus patrones de conducta respecto de generaciones anteriores. Beben más y su organismo se resiente también más que el de los hombres, "porque biológicamente son más sensibles al alcohol", destaca Santiago Palacios, director del Instituto Palacios. El doble trabajo dentro y fuera del hogar mina su resistencia fisiológica, ya menor que las de los varones, y la llegada de enfermedades como la depresión y el estrés.

A la vista de estas perspectivas, los especialistas recomiendan a las propias mujeres el abandono de esos hábito perniciosos de última hornada y la adopción de otros que redunden en una mejor calidad de vida. La ecuación es sencilla, a decir de Palacios: "Informarse, chequeos periódicos, dieta equilibrada y ejercicio".

Esta receta no será factible -agregan- si los poderes públicos en España no asumen su parte de responsabilidad en el reparto igualitario de la carga socio laboral. Facilidades de horario, flexibilidad laboral y redes de atención y asistencia familiar que permitan a las españolas aspirar a una igualdad más real, compaginar hogar y trabajo externo, y dejar de plantearse la maternidad como una carrera de obstáculos, a costa del desplome de los índices de natalidad.

Los últimos descubrimientos han despejado las pocas dudas que quedaban: las mujeres viven más porque sus genes les predisponen a ello. Su sistema inmunitario es más fuerte que el de los hombres y según científicos británicos, se renueva con más facilidad, haciéndolas más resistentes a la enfermedad.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto