Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Embarazos en adolescentes

Sólo el 12,7% de adolescentes de entre 15 y 17 años que reconoce tener relaciones sexuales utiliza anticonceptivos

Orientación en centros de salud

Una vez que la adolescente haya decidido seguir adelante con su embarazo, señalan expertos consultados, lo más conveniente es que acuda a un centro de salud en el que un grupo de profesionales se encargará de su cuidado y protección. Las ayudas para las adolescentes embarazadas cambian en función de la comunidad en la que se resida. Sin embargo, estas ayudas sólo se centran en asesorar y acompañar a la menor en la toma de decisiones sobre la gestación y las opciones con que cuenta. También hay algunas instituciones religiosas que poseen centros en los que las madres adolescentes sin recursos pueden acudir para recibir apoyo.

La Federación de Planificación Familiar ha editado recientemente la guía Sex Joven, una reseña donde se recogen los recursos que, dice esta organización, la red pública pone a disposición de los jóvenes en materia de sexualidad y anticoncepción «ante las graves carencias» detectadas por esta organización. La guía se puede consultar en la página www.fpfe.org También se pueden consultar las siguientes direcciones: www.centrojoven.org y www.centrejove.org en versión catalana.

Ante un embarazo adolescente lo más aconsejable, dicen los expertos, es buscar ayuda en el entorno familiar y procurar, sobre todo, que la adolescente no se descuelgue del mundo juvenil que le rodea. «A pesar de ser madre, la joven debe buscar tiempo para continuar con sus actividades y para poder seguir desarrollándose. Ya de por sí un embarazo adolescente genera altos niveles de estrés; por eso es necesario buscar un equilibrio e intentar acabar los estudios», señala Pedro Font. «Se entiende el disgusto y la sorpresa de los padres, pero también es lógico pensar que una situación así rompe los esquemas de toda la familia. Además, un embarazo en las adolescentes puede traer consecuencias de culpa y de vergüenza. Necesitan, fundamentalmente, el apoyo familiar», concluye José Luis Sánchez Cueto.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones