Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

España es el país de la Unión Europea que menos gastó en sanidad durante 1998, según un estudio

Las nuevas tecnologías en los sistemas de salud han incrementado la lucha contra las enfermedades

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 14 enero de 2002
El informe Panorama de la salud, Eco-salud, OCDE 2001, que recoge datos de los dos últimos años de la década de los noventa en los 30 países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), revela que España es el país de la Unión Europea que menos gastó en sanidad por habitante durante 1998, con 1.062 euros (176.700 pesetas).

La OCDE subraya que desde hace décadas el gasto en sanidad es motivo de preocupación para los Gobiernos. Cerca de tres cuartas partes de esta inversión están cubiertas por la aportación de fondos públicos y su aumento, señala el estudio, "se ha traducido en una carga impositiva y de cotizaciones sociales".

Los sistemas de salud de los países desarrollados han incrementado la lucha contra las enfermedades gracias a las nuevas tecnologías, sin embargo esto conlleva un coste. Así, el gasto sanitario ocupa el primer lugar de los presupuestos destinados a la industria de los servicios de la mayoría de los países de la OCDE, los Quince incluidos.

En la mayoría de los países es el Estado quien se encarga de financiar gran parte de la Sanidad, lo que garantiza una igualdad de asistencia. En España, la Administración cubre las tres cuartas partes del gasto sanitario, situándose en un nivel intermedio en relación con el resto de países de la OCDE. Estado Unidos es el que menos aporta con un 44,8%.

En cuanto a número de camas en los hospitales, Gran Bretaña es el país comunitario que menos plazas dispone, en concreto 2,4 por cada 1.000 habitantes, seguido de Suecia con 2,6. En este aspecto, España ocupa el quinto lugar entre los de menor oferta con 3,2 por cada 1.000. La mayor la ofrece Alemania con 6,5.

En lo que atención a enfermos agudos se refiere, el informe destaca a España y Holanda como los dos países de la UE que menos pacientes acogieron por cada 1.000 habitantes, con 110 y 99, respectivamente. Austria fue el de mayor afluencia de este tipo de enfermos, con 254. En nuestro país, la estancia media en los hospitales de los pacientes agudos es de ocho días, ocupando el cuarto puesto, después de Alemania, Países Bajos y Bélgica.

Por último, el informe apunta que las bajas aportaciones a la sanidad en países como Canadá y EE.UU. no implican una disminución de la afluencia de gente a los servicios hospitalarios ya que "la atención de día no se contabiliza y, sin embargo, ha crecido considerablemente".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones