Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

España se consolida como líder mundial en donaciones y trasplantes de órganos

Sanidad se marca como objetivo lograr que el 10% de los trasplantes de riñón se hagan desde un donante vivo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 31 agosto de 2005
España no sólo sigue a la cabeza mundial en donaciones y trasplantes de órganos, sino que ha incrementado la distancia con respecto a sus más inmediatos seguidores. No obstante, nuestro país tiene una asignatura pendiente, los trasplantes de riñón de donante vivo, ya que se encuentra por debajo de la media en este tipo de intervenciones. Por ello, el Ministerio de Sanidad y Consumo se ha marcado como objetivo lograr que el 10% de estos trasplantes se hagan desde una persona viva.

La Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa ha publicado su informe de 2004 con datos europeos, de EE.UU., Australia y Latinoamérica, y España continúa aumentando la distancia con el resto de los países occidentales: tiene una tasa de donación de 34,6 por millón de habitantes y el porcentaje de negativas familiares más bajo de todo el mundo (17,8%).

Según explica Sanidad, si se exceptúa el caso de España, donde las donaciones aumentan anualmente desde la década de los 80, en la mayoría de los países occidentales la desproporción entre la oferta y la demanda en todo tipo de trasplantes, pero sobre todo de riñón, crece cada año.

Donante vivo

Aunque España es también líder en trasplantes de riñón -2.215 intervenciones en 2004 y una tasa de 47,8 por millón de habitantes-, apenas un 2,8% del total de donaciones en 2004 fue de persona viva, sólo por delante de Irlanda.

El trasplante de riñón de donante vivo se concentra en los países en los que se ha reducido en los últimos años la donación de cadáver, como ocurre en los Estados escandinavos, Reino Unido, Alemania, Holanda, Austria, Bélgica, Eslovenia y Luxemburgo, donde esas intervenciones alcanzan como mínimo el 25% del total.

La supervivencia media de un riñón trasplantado de donante fallecido es de 10,2 años (aunque la media de la persona trasplantada suele ser muy superior), mientras que un riñón de donante vivo funciona durante al menos 16 años (40 si procede de un gemelo univitelino).

En nuestro país, los trasplantes renales se han duplicado en los últimos 15 años, pero la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) quiere que los de donante vivo alcancen el 10% del total (250), dado que hay 4.200 personas en lista de espera.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones