Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Especialistas en tabaquismo solicitan más medidas para eliminar el tabaco de la sociedad

Reclaman que los espacios públicos sean totalmente libres de humo, que se retire el tabaco del IPC y que se oferte asistencia de calidad a los fumadores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 26 octubre de 2007

Pero el CNPT cree que todavía falta mucho por hacer para eliminar el tabaco de la sociedad y, por eso, pide a las administraciones tres medidas concretas: que los espacios públicos sean totalmente libres de humo, que se retire el tabaco del cálculo del Índice de Precios de Consumo (IPC), y que se oferte una adecuada asistencia a los fumadores que quieren dejar de serlo.

El Comité recuerda que el tabaquismo pasivo se lleva cada año en España 1.500 vidas. "Ser escrupulosos con las leyes de espacios sin humo es claro que contribuye a evitar enfermedades, muertes prematura y sufrimiento innecesario. De hecho, los espacios públicos sin humo, en especial el sector del ocio, tienen un gran valor modélico para incentivar a dejar de fumar a los adultos y para que también los menores no empiecen a hacerlo", afirma.

Por otra parte, el CNPT asegura que los cigarrillos siguen costando hoy prácticamente lo mismo en términos reales que en 1997. "Un paquete de la marca mas vendida que hoy se vende a 2,95 euros en los estancos se vendía en 1997 por 350 pesetas. El valor real de esas 350 pesetas de 1997 a fecha de hoy es aproximadamente 2,80 euros". Considera que un incremento de 15 céntimos en el coste real de 20 cigarrillos de la marca más demandada "es un saldo escaso", que pone de relieve que la fiscalidad como instrumento de salud pública "no se ha desarrollado adecuadamente". Finalmente, opina que la estructura asistencial para dejar de fumar "es débil y está mal financiada". A su juicio, es necesario formar a profesionales sanitarios en deshabituación tabáquica, financiar las terapias de demostrada eficacia y dotar a las áreas sanitarias de servicios específicos para ayudar a abandonar el hábito.

Retirada de ayudas

Por otro lado, Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, La Rioja y Baleares se han quedado sin las ayudas para facilitar la puesta en marcha de la ley antitabaco porque, según el Ministerio de Sanidad y Consumo, no han respetado el "espíritu de la norma".

Cuando entró en vigor la ley -en breve hará dos años-, Sanidad destinó parte de su presupuesto a políticas de prevención y cohesión del sistema sanitario. El propósito era que, en sintonía con la norma, cada comunidad financiara programas de prevención y control del tabaquismo en sus respectivos territorios.

El año pasado se destinaron 14 millones de euros, de los cuales casi cinco se los repartieron las citadas comunidades. En concreto, la Comunidad de Madrid recibió 2.017.337 euros; Comunidad Valenciana, 1.587.194 euros; Castilla y León, 849.280 euros; Baleares, 332.538 euros, y La Rioja, 101.840 euros.

Ahora estas autonomías se quedan fuera de los acuerdos que el Ministerio suscribe con las comunidades para mantener dicha aportación por que resulta "contradictorio que reciban ayudas para una ley que no desarrollan".

No establecer separación física entre zonas de fumadores y no fumadores en los locales de más de 100 metros cuadrados o permitir fumar en las cafeterías de los centros de trabajo son algunos incumplimientos que ha detectado Sanidad.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones