Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Fallece la joven mexicana que recibió un trasplante equivocado en EE.UU.

Este caso ha levantado un debate sobre los errores médicos y los derechos de las familias afectadas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 24 febrero de 2003
Jésica Santillán, la joven mexicana que emigró de forma ilegal a Estados Unidos en busca de un trasplante que le salvara la vida, falleció el sábado después de que los médicos confirmaran su "muerte cerebral". Jésica, de 17 años, murió dos días después de recibir un segundo trasplante de corazón y pulmones en el centro médico de la Universidad de Duke en Durham (Carolina del Norte), y su caso ha desatado un debate sobre los errores médicos y los derechos legales de las familias afectadas.

La joven fue sometida a dos trasplantes en menos de dos semanas debido a que el pasado 7 de febrero recibió órganos de un donante incompatible con su tipo de sangre. Pese al éxito de la segunda operación, su salud fue empeorando debido a que desarrolló un daño en el cerebro irreversible, según los médicos. La joven tenía una deformación del corazón que impedía que los pulmones enviaran oxígeno a la sangre.

Emigrante ilegal

Hace tres años, Jésica y su familia emigraron ilegalmente a EE.UU. desde el poblado de Tamazula, en el Estado mexicano de Jalisco, para una mejor atención médica. Mack Mahoney, un empresario que creó la fundación Jesica's Hope Chest para costear los gastos médicos, pidió la intervención del ex senador Jesse Helms para que la familia no fuese deportada.

Su situación migratoria no fue obstáculo dada la gravedad del caso médico, aunque sólo el 5% de los trasplantes son reservados a extranjeros en EE.UU. Poco después de que le fueran desconectadas las máquinas que la tenían artificialmente con vida, las autoridades del hospital -que han contratado a un abogado- expresaron sus condolencias.

"Todos estamos profundamente entristecidos por todo esto", dijo el director del hospital universitario, William Fulkerson. El médico que la operó las dos veces, James Jaggers, lamentó el desenlace "de un proceso que empezó con tanta esperanza", se responsabilizó por el error y agregó que su equipo hizo "todo lo posible".

En un comunicado cuidadosamente redactado, Jaggers describió el complicado proceso de trasplante de órganos y agregó que confía en que será una lección para mejorarlo. A raíz del caso, el hospital exige que tres médicos confirmen independientemente la compatibilidad de los órganos antes de cualquier operación.

Demanda

La familia no ha decidido si presentará una demanda, dijo su abogado Kurt Dixon. Según Dixon, la familia recibió informaciones contradictorias sobre el derecho a una segunda opinión sobre el caso de la paciente.

La familia, profundamente católica, se había negado a que los médicos desconectaran los aparatos que la mantenían con vida, pero la última palabra la tienen las autoridades médicas una vez que a un paciente se le diagnostica "muerte cerebral".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones