Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Francia logra reducir en casi un 21% los fallecimientos en sus carreteras gracias a medidas más duras

La iniciativa más novedosa son unos radares automáticos que envían las multas directamente al domicilio del infractor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 13 enero de 2004

"Con 5.732 muertos en 2003 frente a los 7.242 en 2002, el año pasado se salvaron 1.510 vidas", declaró ayer el primer ministro francés, Jean Pierre Raffarin. A este retroceso del 20,8%, hay que sumar 43.000 heridos menos durante los dos últimos años. "Como nuestra política va a durar y ya da sus frutos, deseo que las compañías de seguros los tengan en cuenta al fijar sus tarifas", agregó el jefe del Gobierno.

La cifra de fallecimientos de 2003 en las carreteras galas es casi tres veces menor que el récord histórico de 16.617 muertos registrado en 1972. Desde entonces, los números negros no han dejado de disminuir, de manera significativa pero lenta, gracias a la adopción de medidas coercitivas. En noviembre de 1974 se generalizaron las limitaciones de velocidad: 90 kilómetros por hora en carreteras, 110 en autovías y 130 en autopistas. En diciembre de 1983 se fijó la tasa máxima de alcoholemia en 0,8 gramos, rebajada en 1995 a 0,5, como en España.

En 1990 se limitó la velocidad en ciudad a 50 kilómetros por hora y se declaró obligatorio llevar cinturón de seguridad en los asientos traseros. En julio de 1992 entró en vigor el permiso de conducir por puntos, que es retirado cuando el automovilista agota por sanciones el capital a su disposición. En 1999 se creó en el código penal francés el delito de gran exceso de velocidad y en junio se promulgó la ley contra la violencia en carretera, que agrava todas las sanciones.

Multas a domicilio

El presidente francés, Jacques Chirac, ha sido uno de los valedores de esta cruzada y la lucha contra la inseguridad en la carretera ha sido una de sus prioridades. La medida más llamativa de esta voluntad política se ha concretado en la puesta en marcha de los radares automáticos, que consisten en unas cámaras robotizadas conectadas a un sistema informático que envían las multas directamente al domicilio del infractor.

Las sanciones mínimas son de 90 euros y cuestan, al menos, un punto del permiso. Desde la instalación de los primeros aparatos el pasado 1 de noviembre, unos 180.000 automovilistas han sido fotografiados por circular a velocidad excesiva. De momento, los vehículos de matrícula extranjera se salvan ya que aún no están cruzados los ficheros de tráfico de otros Estados con el francés. A finales de 2005, las carreteras galas contarán con un millar de estos radares automáticos.

El 86% de los franceses aprueba los radares, cuya localización puede ser consultada en Internet y está señalizada en la carretera. Durante el primer mes de funcionamiento la velocidad media descendió un 10%.

La juventud es ahora la asignatura pendiente. Las personas de 15 a 24 años suponen todavía el 26% de los muertos sobre el asfalto del país vecino. El próximo 1 de marzo entrará en vigor un permiso de conducir a prueba para los conductores novatos.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto