Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Francia pone en marcha un plan para hacer frente a la ola de calor

Podrían haber fallecido 3.000 franceses a causa de las altas temperaturas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 15 agosto de 2003
El Gobierno francés puso ayer en marcha el "plan blanco" en París, activado sólo en caso de catástrofe y que permite movilizar todos los medios hospitalarios, para hacer frente a la ola de calor, que podría haber provocado ya la muerte de unas 3.000 personas, según reconoció ayer la Dirección General de la Salud.

El ministro de Sanidad, Jean-Francois Mattei, cuya dimisión ya ha sido solicitada por los Verdes por "respeto a las familias de las personas fallecidas", admitió ayer que se trata de una "auténtica epidemia" y avanzó que las cifras oficiales de decesos "serán muy importantes".

Está previsto que el Instituto de Vigilancia Sanitaria haga públicas a partir del lunes próximo las primeras estadísticas oficiales de fallecidos directa o indirectamente por el calor, cuya "amplitud puede sorprender", advirtió Mattei, quien insistió en que no ha habido negligencia por parte del Gobierno.

El concepto de epidemia también fue señalado por el director general de Sanidad, Lucien Abenhaim, quien consideró posible que los decesos "lleguen hasta 3.000", esencialmente ancianos o personas muy debilitadas, en las cuales el calor habría precipitado su muerte". Sin querer minimizar las dramáticas consecuencias de la ola de calor, Mattei extrapoló, por su parte, esta situación con la epidemia de gripe, que todos los años causa unos 5.000 muertos en Francia, pese a las campañas de vacunación.

Para tratar de frenar las críticas contra el Ejecutivo, al que los socialistas acusan de ni siquiera haber creado una célula de crisis, pese a la alerta lanzada hace una semana por meteorólogos y médicos, el primer ministro en persona, Jean-Pierre Raffarin, ordenó ayer la activación del "plan blanco" en París y su región. Este dispositivo, elaborado para hacer frente a epidemias, atentados o accidentes nucleares, permite movilizar medios suplementarios en los hospitales, de transporte y de personal.

Los cálculos extraoficiales elaborados por la prensa francesa, basados en los datos facilitados por fuentes médicas, fúnebres y policiales, se quedaron cortos, pues barajaban un número de muertos entre más de un millar y más de 2.000, bastante inferior a las estimaciones de la Dirección General de la Salud.

La única cifra oficial facilitada hasta el lunes la había ofrecido la directora general de los hospitales públicos de París, Rose-Marie Van Lerberghe, quien calculó "en poco más de un centenar" el número de decesos por el calor en París desde el viernes hasta el miércoles.

Pese a que la canícula parece que va a dejar respirar, al menos durante este fin de semana al norte de Francia, donde, según las previsiones, las temperaturas pueden bajar bruscamente hasta 20 grados, el calor seguirá azotando el sur del país.

Etiquetas:

calor Francia ola

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones