Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Francia y Holanda vacunarán a sus aves de granja contra la gripe aviaria

Habrá limitaciones para el comercio de estas aves, su carne, huevos y otros productos derivados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 23 febrero de 2006
Tras dos días de deliberaciones, el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria de la Unión Europea (UE) autorizó finalmente ayer a Francia y Holanda a vacunar sus aves de granja contra la gripe aviaria en regiones específicas y bajo condiciones estrictas. Así, habrá limitaciones para el comercio de las aves vacunadas, su carne, huevos y otros productos derivados.

Además, se aplicarán medidas para diferenciar los animales vacunados de los infectados y controles como el uso de "pájaros centinela", no inmunizados, que se emplean para comprobar si en una granja donde ha habido vacunación se registran focos de la enfermedad.

Francia inmunizará a 900.000 patos y gansos en tres departamentos (Las Landas, Loire-Atlantique y Vendée), zonas de alto riesgo y donde es difícil evitar el contacto entre aves de granja y silvestres. Asimismo, prevé controles como exámenes anteriores a la vacuna y la vigilancia clínica mensual de las explotaciones.

Dentro del territorio francés, estas aves sólo podrán trasladarse directamente a mataderos y a otras explotaciones donde también haya habido inmunización o exista una completa separación entre vacunadas y no vacunadas. Su carne y sus huevos se podrán vender en la UE y países terceros después de controles exhaustivos, como la inspección veterinaria 48 horas antes del sacrificio, y deberán cumplirse todas las reglas sobre sanidad animal. El embalaje de aves inmunizadas y sus productos deberá ser desinfectado adecuadamente.

Vacunación o encierro

En Holanda, la vacunación se aplicará a entre uno y tres millones de aves de compañía o mascotas y a cinco millones de gallinas ponedoras que se crían al aire libre; y será una medida voluntaria, como alternativa al encierro. Los productores holandeses, vacunen o no a sus animales, deberán cumplir las reglas de seguridad, como la alimentación de los mismos bajo techo.

Las aves domésticas vacunadas en Holanda sólo podrán moverse a explotaciones donde se haya aplicado la misma medida, y cualquier traslado a otro país estará sujeto a autorización del Gobierno holandés y del lugar de destino.

No hay restricciones nuevas en la carne y los huevos, pues normalmente no se pueden comercializar los productos de aves de compañía como alimentos, de ninguna forma. En el caso de las gallinas ponedoras holandesas, sus huevos y su carne sí pueden venderse dentro de la UE si se comprueba que proceden de una explotación libre de la enfermedad y con controles similares a los de los productos franceses.

Casos en aves domésticas

Por su parte, el Gobierno austriaco ha confirmado la presencia del virus H5N1 en varias aves que estaban encerradas en un refugio para animales llamado "El arca de Noé", situado en la ciudad de Graz, al sur del país. Éste es el primer brote que se da en pájaros domésticos en Europa. Al parecer, dos pollos y tres patos que vivían junto a otros en la reserva convivían con un cisne que había sido trasladado hasta allí proveniente de la zona del país donde se detectó el primer brote. Así que este contagio es fruto de una violación del protocolo activado en Austria tras los primeros casos en aves silvestres.

El cisne que, supuestamente, contagió al resto murió la semana pasada en el refugio, por lo que el día 17 se sacrificaron todas las aves que se guardaban allí: otros 32 patos, pollos y gansos, aunque sólo los cinco mencionados eran portadores del virus en su cepa más peligrosa. Las autoridades sanitarias han asegurado que estos ejemplares no estaban destinados al consumo humano, y sus muestras han sido enviadas a un laboratorio de Londres para ser analizados de nuevo.

Por todo esto, el Ejecutivo austriaco ha activado el protocolo y ha reforzado la seguridad en torno al lugar donde se sitúa "El arca de Noé", declarándola zona de protección. Esto supone establecer dos perímetros de aislamiento: uno de tres kilómetros alrededor del centro de contagio, en el que se prohíbe la venta de carne y otros productos avícolas, y otro de diez kilómetros, donde sólo es posible el comercio de estos animales con un permiso especial.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones