Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Identifican nuevas características genéticas asociadas con el riesgo de padecer hipertensión arterial

Se relacionan también con las posibilidades de padecer un aumento del grosor del músculo cardíaco o un ictus

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 12 septiembre de 2011
hipertensión arterial en población de origen europeo. Además, estas características están asociadas con el riesgo de sufrir un aumento del grosor del músculo cardíaco, o bien ictus, un accidente cerebral o un infarto de miocardio.

La hipertensión arterial, caracterizada por un aumento continuo de las cifras de presión sanguínea en las arterias, es el factor de riesgo cardiovascular más frecuente en España, si se tiene en cuenta que estudios recientes han observado que el 47% de los hombres y el 39% de las mujeres de 35 a 74 años padecen hipertensión. Al margen de factores relacionados con la dieta y el ejercicio, se conoce que los factores genéticos explican una parte significativa del riesgo de padecer hipertensión en la población, por lo que se invierten muchos esfuerzos en identificar las características genéticas asociadas a esta patología.

En el estudio del International Consortium for Blood Pressure genome-wide association Studies (ICBP) han participado más de 200.000 personas, y en el primer grupo de 69.000 se determinaron unos 2,5 millones de características genéticas y se midió la presión arterial. Se identificó un grupo de características genéticas de interés, que en una segunda fase se volvieron a analizar en un grupo adicional de 134.000 personas.

"Se han identificado 16 nuevas zonas del ADN asociadas con una mayor probabilidad de presentar cifras elevadas de presión arterial", subrayan los investigadores del grupo de investigación en epidemiología y genética cardiovascular del IMIM y coautores del estudio, Roberto Elosúa y Gavin Lucas. El trabajo confirma la relación causal entre los niveles elevados de presión arterial y el ictus y el infarto de miocardio, aunque una de las mayores sorpresas de los investigadores es que la genética no se asocia con la presencia de insuficiencia renal, lo que sugiere que la hipertensión es una consecuencia pero no una causa de la patología renal.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto