Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Antiinflamatorios y riesgo de infarto

Estudios recientes revelan que incluso los antiinflamatorios clásicos aumentan el riesgo de sufrir un problema cardiaco

La incertidumbre acerca de los efectos secundarios de los antiinflamatorios sigue tiempo después de la polémica generada en torno a la retirada de Vioxx. Nuevos estudios confirman un incremento de riesgo de eventos cardiovasculares asociado a los antiinflamatorios de nueva generación, aportando datos que también cuestionan la seguridad de otros fármacos de la familia con larga tradición que, hasta ahora, habían sido considerados como seguros.

Los clásicos, en el ojo de mira

El consumo del antiinflamatorio ibuprofeno, un medicamento que utilizan millones de personas que padecen problemas osteoarticulares, también aumenta el riesgo de sufrir un problema cardíaco, según un estudio publicado. Hasta ahora, el ibuprofeno se consideraba uno de los fármacos más seguros del mercado, pero el estudio, que analizó los historiales médicos de 9.218 pacientes de entre 25 y 100 años en Inglaterra, Escocia y Gales, revela que el riesgo de padecer infarto es superior en quienes han tomado el antiinflamatorio tres meses antes del ataque. Según el informe, el incremento de probabilidades de padecer un ataque al corazón al consumir ibuprofeno es de un 24%.

La EMEA, sin descartar que los AINE clásicos incrementen el riesgo cardiovascular, considera favorable su relación beneficio-riesgo

La seguridad del diclofenaco, otro de los antiinflamatorios clásicos que lleva muchos años utilizándose, también se ha empezado a poner en duda en el metaanálisis publicado en la revista British Medical Journal, en donde se le evidenció una mayor incidencia de eventos cardiovasculares. Estos resultados concordaban con los de otro estudio publicado en JAMA, en el que, además de confirmarse el mayor riesgo cardiovascular asociado al tratamiento con rocecoxib, también sugieren que el diclofenaco, la indometacina y probablemente el meloxicam también lo aumentarían. También indican que el naproxeno no confiere protección cardiovascular, pero tampoco aumenta el riesgo.

No obstante, tras revisar los datos, el 24 de octubre pasado la Agencia Europea del medicamento (EMEA), anunció que, aunque no se puede descartar que los AINE clásicos se asocien a un pequeño incremento del riesgo de acontecimientos trombóticos, sobre todo a dosis altas y por períodos prolongados, su relación beneficio-riesgo se considera favorable.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones