Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

El Botox

La toxina botulínica con aplicaciones "antiarrugas" llega oficialmente a España

El Botox está a punto de llegar a los centros dermatológicos y de cirugía plástica españoles. Aunque la proteína obtenida del Clostridium botulinum se utiliza en el tratamiento de diversas enfermedades neurológicas desde hace más de una década, ha sido el pasado mes de febrero cuando la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha autorizado la comercialización de la especialidad farmacéutica Vistabel, nombre bajo el que se comercializa esta sustancia en Europa para las aplicaciones estéticas. La administración de este producto, cuyo principio activo es la toxina botulínica tipo A, se considera segura, pero las autoridades españolas han preferido restringirla al tercio superior de la cara.

Medicamento seguro

Las primeras investigaciones sobre la utilización de Botox fueron realizadas en los años 60 para controlar el estrabismo. En 1989, el laboratorio Allergan obtuvo la autorización de la Food and Drugs Administration (FDA), organismo estadounidense para el control de alimentos y medicamentos, para su uso en el tratamiento del blefaroespasmo (tics). Desde entonces se utiliza en el tratamiento de diversas enfermedades neurológicas y ha sido recientemente cuando se ha expandido su uso con fines estéticos.

El doctor Manuel Sánchez Nebreda, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), considera la toxina botulínica un “médicamente seguro y eficaz si se administra con prudencia y moderación”. Confiesa que el colectivo de médicos que representa se encuentra expectante ante la llegada de Vistabel y se felicita por su autorización en nuestro país, también por lo que ello significa en cuanto a regulación. Las restricciones respecto al área de infiltración (el tercio superior de la cara) obedecen, según Sánchez Nebreda, simplemente a precauciones preliminares.

El MSC especifica que “para garantizar la adecuada prescripción y administración de estos tratamientos, sólo se podrán realizar en establecimientos o centros sanitarios que estén debidamente autorizados, de acuerdo con la normativa vigente en las respectivas comunidades autónomas”.

Sánchez Nebreda afirma que hasta ahora los médicos no podían ayudar demasiado a los pacientes que querían mejorar por ejemplo sus “patas de gallo”. Vistabel se presenta para el presidente de los cirujanos plásticos como una buena solución ante casos como este. Bien es cierto que las microinyecciones de Botox no son un remedio permanente, pero son mucho más baratas que las intervenciones quirúrgicas y ofrecen respuesta para determinadas personas en un periodo concreto de su vida.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones