Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Investigación médica

Residencias temporales para mayores

Comunidades autónomas y ayuntamientos ofrecen "programas de respiro" para que la familia pueda dejar atendida a una persona dependiente durante una temporada

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 mayo de 2005

Las familias que cuidan a una persona mayor dependiente pueden solicitar para ella una plaza residencial de corta duración en centros públicos. El motivo puede ser un simple descanso para que sus familiares se “tomen un respiro”, aunque hay circunstancias concretas, como una enfermedad, hospitalización u otras emergencias que afecten al cuidador a las que otorgan prioridad los Servicios Sociales encargados de valorar cada caso. Los precios y las ayudas varían tanto como los sistemas de financiación de estos servicios en las diferentes comunidades autónomas y suelen depender también de las necesidades de atención de la persona ingresada. En función del territorio, la duración de la estancia en un centro público puede ser desde un día hasta 6 meses y su coste puede oscilar entre el 50% y el 85% de la pensión de jubilación.

Modalidades

Los requisitos, documentos que hay que presentar, plazos y ayudas son tan dispares como los modelos de financiación de las residencias para mayores en las distintas comunidades, pero en cualquiera de ellas la solicitud, cuando menos de información, podrá realizarse a través de la red de servicios sociales municipales. Por lo general se requerirá un informe médico del solicitante y la acreditación de sus recursos económicos (pensión, fotocopia de las cartillas o cuentas bancarias en las que aparezca como titular etc.). El programa existe en todas las CC.AA. y está dirigido a las personas residentes en cada una de ellas. En algunos lugares su gestión corre a cargo de diputaciones, cabildos o ayuntamientos. Veamos algunas particularidades:

  • En Andalucía la Junta ha establecido como estancias temporales los períodos que oscilen entre veinticuatro horas y un mes, con carácter prorrogable. La cuota es del 75% de sus ingresos líquidos anuales, exceptuando las pagas extraordinarias de las pensiones.
  • En Asturias pueden acceder a estas plazas también los pensionistas mayores de 50 años, con incapacidad física o psíquica, cuyas circunstancias personales, familiares o sociales lo aconsejen. El periodo de residencia no excederá los 60 días al año pero podrá ser prorrogado excepcionalmente una única vez por causas justificadas. Si el usuario careciese de recursos económicos suficientes, abonará mensualmente a cuenta el 75% de sus ingresos o rentas totales que por cualquier concepto pudiera percibir, excluidas las pagas extraordinarias de pensiones.
  • En Baleares la estancia puede oscilar de 15 días a dos meses y sólo se conceden plazas a personas dependientes, a las que se les pide el 85% de su pensión, independientemente de la cuantía de la misma.
  • En Castilla La Mancha las estancias temporales no pueden sobrepasar los dos meses.
  • Cataluña reserva en torno al 2% de sus plazas residenciales para personas mayores discapacitadas que necesiten estancias puntuales.
  • En Extremadura y Murcia se da prioridad a las personas mayores en periodo de convalecencia que no cuenten con cuidadores.
  • En Galicia la aportación económica del usuario para financiar la atención recibida se fija en función de sus posibilidades económicas. En ocasiones puede ser suficiente con el 50% de su pensión de jubilación.
  • En Madrid las estancias temporales van de 15 días a dos meses como máximo durante todo el año. El coste es del 80% de la pensión de los beneficiarios.
  • En Navarra las estancias temporales no pueden ser superiores a 6 meses y la contribución económica se calcula de acuerdo a la renta, patrimonio y número de personas de la unidad familiar, sin constituir garantías personales sobre los bienes de la persona usuaria.
  • En el País Vasco las estancias temporales oscilan entre 2 días y 1 mes por año, ampliable excepcionalmente a 2 meses, y están destinadas a personas mayores de 60 años dependientes con discapacidades físicas o psíquicas. Las diputaciones habilitan ayudas económicas individuales.
  • En La Rioja las estancias temporales tienen una duración máxima de tres meses, sin posibilidad de prórroga. La admisión está condicionada por la urgencia y perentoriedad de cada caso. El precio público puede satisfacerse mediante el cálculo del 75% de los ingresos íntegros anuales prorrateados mensualmente.
  • En la Comunidad Valenciana la duración máxima de las estancias temporales y de respiro es de dos meses consecutivos como máximo. Una vez acreditada por la persona mayor su necesidad de ingreso en una residencia y la carencia de medios económicos para satisfacer esta necesidad, la Generalitat sufragará el importe complementario hasta el precio de la plaza establecido (Personas válidas 780,87 euros/mes; semiasistidas 896,88 euros /mes; asistidas 1.089,06 euros /mes; supraasistidas: 1.312,12 euros /mes).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones