Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Investigadores británicos anuncian el descubrimiento de la hormona que causa el hambre

Este hallazgo puede dar lugar a una futura terapia contra la obesidad o la falta de apetito

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 11 marzo de 2002
Ha sido descubierta la hormona que estimula el apetito y causa el hambre en los seres humanos, anunciaron ayer unos investigadores británicos. Un grupo de científicos de los hospitales Imperial College y Hammersmith, ambos de Londres, cree haber encontrado por primera vez en los hombres la hormona llamada Ghrelin que ya ha sido observada anteriormente en los animales.

El descubrimiento puede permitir, según los investigadores, que se produzca algún tipo de tratamiento eficaz contra la obesidad o contra la falta de apetito. La investigación se ha hecho con voluntarios, parte de los cuales tomó una dosis mínima de esta hormona y parte una solución salina, a modo de placebo.

Según la doctora Alison Wren, investigadora del Imperial College de Londres, en la actualidad hay pocos tratamientos médicos eficaces para la obesidad, por lo que cree que este hallazgo puede ser el primer paso hacia una futura terapia.

Muchos mecanismos de control del apetito están en el cerebro, pero Wren dice que Ghrelin es la primera hormona de este tipo que circula en la sangre, que ha sido aislada. Esta especialista se muestra convencida de que la combinación de Ghrelin con medicamentos específicos hará posible controlar de forma terapéutica el apetito.

En opinión del investigador y jefe del departamento de medicina metabólica del hospital Hammersmith de Londres, Steve Bloom, las ventajas de este tipo de terapia pueden extenderse más allá del tratamiento de pacientes obesos e incluir aplicaciones relacionadas con una pérdida peligrosa del apetito, como el cáncer.

No obstante, otros investigadores mantienen la cautela respecto a la eficacia de una eventual terapia. Así, recuerdan que el descubrimiento de la leptina, que llegó a ser conocida como la hormona de la obesidad, nunca originó una cura eficaz contra la enfermedad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones