Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Investigadores españoles demuestran la conexión entre obesidad infantil y asma

Constatan también los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea en esta enfermedad respiratoria

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 24 julio de 2011
La conexión entre la obesidad infantil y el asma ha quedado demostrada en un reciente trabajo elaborado por el grupo español del Estudio Internacional de Asma y Alergia en la Infancia (ISAAC). Este estudio también constata los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea en el asma.

Los datos actuales, tanto en España como en otros países, sugieren que el aumento del peso corporal y el asma se desarrollan en paralelo sobre todo en la pubertad, período de rápido crecimiento y maduración. Los neumólogos creen que la prevalencia de la obesidad se debe probablemente a un desequilibrio entre la ingesta de energía y el gasto de la misma, en el que la falta de ejercicio es un punto clave. También se ha demostrado que con la pérdida significativa de peso, el control del asma se ha mejorado "significativamente" en los individuos asmáticos.

Ante esta conclusión, la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP) considera de vital importancia que los padres conozcan y sean conscientes de la importancia que tiene el adecuado desarrollo físico y psíquico en los hijos desde temprana edad. De esta manera, "la prevención de futuras enfermedades será más eficaz, especialmente cuando los niños tienen sobrepeso, son asmáticos y llevan una vida sedentaria", explica.

La SENP considera que "tenemos que lograr que nuestra población infantil encuentre en los alimentos un aliado a su salud y bienestar y no esté asociado a un temor o un riesgo a engordar". Los investigadores recomiendan así una alimentación basada en el equilibrio óptimo en la ingesta de antioxidantes mediante el consumo de alimentos frescos como verduras, hortalizas, carne, pescado y fruta. Este tipo de dieta de patrón mediterráneo ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad y, de forma relacionada, a disminuir la prevalencia del asma.

Además, la práctica de ejercicio físico de forma regular cumple un rol definido en el manejo del asma infantil, lo que permite un mejor control de la enfermedad. Sin embargo, "debe remarcarse que el ejercicio no cura el asma, pero enseña a vivir mejor con la enfermedad", subrayan los autores del estudio.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones