Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Investigadores españoles y de EE.UU. trabajan en un sensor que interpreta la intencionalidad del cerebro humano

El sistema se instala en una gorra o en un casco a modo de "ropa inteligente"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 19 agosto de 2009
Ingenieros y neurólogos españoles y estadounidenses trabajan en el desarrollo de un sensor capaz de interpretar las intenciones del pensamiento humano.

Este sistema, que se instala en una gorra o en un casco a modo de "ropa inteligente", puede decodificar la intencionalidad del cerebro humano. El dispositivo puede ser útil para la supervisión a distancia de personas mayores que viven solas, el tratamiento de pacientes con degeneración neurológica -como el trastorno de piernas inquietas- y se contempla la posibilidad de que personas con grandes discapacidades muevan con el pensamiento la silla de ruedas en la que se desplazan. Así lo ha confirmado la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), cuyo grupo de Neurotecnología, Control y Robótica (Neurocor) colabora en el proyecto. Este sistema también puede ser utilizado para aplicaciones robóticas y de movimiento de maquinaria peligrosa.

Este sistema permite decodificar la intencionalidad del ser humano a través de sensores no invasivos conectados a la corteza cerebral, es decir, sin necesidad de perforar la zona craneal, explica el catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UPCT, Juan López Coronado, responsable del grupo de investigación. Estos sensores pueden llegar a interpretar aspectos básicos del pensamiento con la ayuda de complejos programas informáticos.

El sensor instalado en una gorra o un casco interpreta intenciones básicas del cerebro, como, por ejemplo, la de estrecharle la mano a una persona para saludarle, explica López Coronado. Se trata de un sistema complicado, ya que los sensores, situados alrededor de la cabeza, deben interpretar las señales que emiten las neuronas, que están perturbadas por el ruido de otras neuronas y llegan muy atenuadas, afirma el catedrático.

En este desarrollo participan investigadores de Estados Unidos, de Castilla y León, y del grupo Neurocor de la Universidad Politécnica de Cartagena, que trabaja en automatización avanzada, incluido investigaciones vinculadas al modelo del cerebro y su aplicación al aprendizaje autónomo en robótica y la interacción hombre-máquina, entre otras líneas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones