Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Investigadores estadounidenses afirman que las vacunas experimentales contra el sida tendrán una inmunidad limitada

A pesar de ello, podrían evitar los peores efectos del virus y retrasar la aparición de la enfermedad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 17 mayo de 2007
Científicos que trabajan para el Gobierno de Estados Unidos aseguraron ayer que las numerosas vacunas experimentales que se encuentran en desarrollo para combatir al sida únicamente ofrecerán una inmunidad limitada.

Así, la primera generación de vacunas contra el VIH no permitirá a la gente rechazar el virus. Sin embargo, sí podrían proteger su sistema inmunitario de los peores efectos del virus y postergar la aparición de la enfermedad. Además, debido a que los pacientes están en su momento más infeccioso cuando los niveles del virus son altos, estas vacunas también podrían reducir la extensión de la enfermedad sexualmente transmisible. Los autores afirmaron en un comentario divulgado por el "New England Journal of Medicine" que existe "optimismo de que incluso una vacuna que no sea perfecta podría beneficiar tanto a los receptores individuales como la comunidad en riesgo".

Aunque se desconoce cuándo estarán disponibles las primeras vacunas, la etapa I y II de los ensayos clínicos ya está en ejecución y numerosas personas están siendo vacunadas, según explicó uno de los autores del estudio, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

Científicos de todo el mundo han buscado una vacuna contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) durante dos décadas, pero los esfuerzos han sido frustrados por la habilidad del virus de mutar. Los investigadores han centrado últimamente su atención en las denominadas vacunas de las llamadas células T. La esperanza es que una vacuna humana de células T efectiva podría mejorar sustancialmente la calidad de vida de las personas que contraen el virus tras ser inmunizadas, posponiendo el momento de desarrollar el sida. Además, al contener la aparición inicial del virus y controlar mejor sus niveles, un programa de inmunización podría potencialmente reducir la propagación de la epidemia.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones