Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La acción conjunta de dos tipos de proteínas con un oncogen da lugar a tumores cancerígenos, según una investigación

Se confirma de este modo que el cáncer no se produce exclusivamente por alteraciones genéticas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 26 enero de 2006
La acción conjunta de dos tipos de proteínas con un oncogen (factores epigenéticos) desencadena la aparición de tumores cancerígenos, según una investigación del Instituto de Neurociencias de Alicante, centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche. Según el CSIC, se confirma así que el cáncer no se produce exclusivamente por alteraciones genéticas, como se pensaba hasta hace unos años.

El equipo de seis científicos dirigido por María Domínguez, que ha contado con la participación de Jorge Bolívar, de la Universidad de Cádiz, ha descubierto que la acción conjunta de las proteínas Pipsqueak y Lola con el oncogen Notch desencadena la aparición de tumores altamente invasivos, según informó el CSIC.

Publicado hoy en la revista "Nature", el descubrimiento es importante porque demuestra que los cambios epigenéticos, alteraciones que consisten en modificaciones del ADN y de la cromatina, juegan un papel decisivo en la aparición y desarrollo de tumores sólidos. El cáncer es una enfermedad compleja cuyo origen, hasta hace unos años, se atribuía de forma exclusiva a modificaciones genéticas, según explica el CSIC. Sin embargo, recientemente se ha sugerido que las alteraciones epigenéticas, que no alteran la secuencia del ADN aunque son heredables, también contribuyen a la formación y la progresión de los tumores.

Hasta ahora no se conocía el mecanismo que permite que se inicien estas alteraciones epigenéticas en las células precursoras del cáncer. El equipo dirigido por la investigadora del CSIC ha descubierto que cuando las proteínas Pipsqueak y Lola se expresan de forma aberrante, se produce el silenciamiento de genes supresores de tumores, lo que contribuye a la aparición del cáncer. El artículo publicado hoy en "Nature" describe, en concreto, un nuevo mecanismo de acción del oncogen Notch, que implica a las proteínas Pipsqueak y Lola, potentes represores epigenéticos que contribuyen al desarrollo y progresión del cáncer.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones