Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

La depresión post-vacacional

Es un estado de ánimo más o menos negativo que depende de la satisfacción que se obtiene del trabajo

Cómo afrontar el regreso

El psicólogo José Gil Martínez de la Universidad de Valencia propone una serie de estrategias concretas que pueden amortiguar el riesgo de depresión derivado de la presión laboral después de las vacaciones:

  • Siempre que sea posible, anticipar progresivamente durante varios días el inicio de la actividad.
  • Pensar que la angustia del regreso es un problema pasajero y hasta cierto punto normal, pero que debemos afrontar adecuadamente.
  • Intentar hacer explícitos nuestros objetivos y que éstos sean reales y realizables, para dirigir nuestras actuaciones hacia ellos.
  • Admitir las deficiencias propias, especialmente en habilidades de comunicación y manejo de emociones, y superarlas.
  • Pedir apoyo a los demás: resulta muy sano tener a alguien para desahogarse emocionalmente.
  • Reducir la ansiedad mediante relajación, paseos, deporte, yoga, meditación, etc. Dedicarse unos minutos al día a uno mismo puede servir para aumentar la resistencia personal al estrés.
  • Liberar tensión con actividades gratificantes fuera del entorno laboral.
  • Facilitar, con la actitud y el comportamiento, una cultura de equipo.
  • Admitir los límites personales y profesionales: no nos exijamos poder “con todo”.
  • Utilizar el acuerdo y la negociación, en contraposición a la imposición, como forma de resolver conflictos.
  • Dentro del equipo de trabajo, facilitar un clima positivo y dar apoyo para ser reforzado y apoyado.
  • Compartir la toma de decisiones.

Jerónimo Saiz, el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, es tajante: como no existe la depresión post-vacacional no tiene tratamiento, ni psiquiátrico ni psicológico. Este psiquiatra tiene otra “receta” para quienes tras las vacaciones regresen al trabajo con la moral por los suelos: “que piensen en todos los que no han podido tomar vacaciones porque no tienen un puesto de trabajo al que reincorporarse”.

Para el doctor Flórez Lozano, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, “un buen tratamiento psicoterapéutico individualizado es suficiente, oportuno y eficaz” cuando la incorporación al mundo laboral desencadena una depresión. “Sería suficiente con reforzar la estructura mental y cognitiva sin excluir la terapia de pareja o de grupo. No sería necesario acudir a psicofármacos, salvo en casos en los que se produzca inhibición, lentitud psicomotriz y angustia”.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones