Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La falta de consenso respecto a la necesidad de generalizar la vacuna del cáncer de cérvix crea confusión

Se aplica ya en algunas comunidades a las niñas de 11 a 14 años, aunque la prevalencia en España es una de las más bajas de Europa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 6 abril de 2008
vacuna contra el cáncer de cérvix o de cuello de útero crean confusión entre los ciudadanos. La medida, que se aplica desde hace unos meses en algunas comunidades autónomas a las niñas de 11 a 14 años, tiene entre los expertos detractores y defensores, de modo que sus opiniones han sembrado dudas entre los padres sobre la conveniencia de someter a sus hijas a este tratamiento.

La prevalencia de infección por el virus del papiloma humano (VPH) en España es una de las más bajas de Europa, al igual que las cifras de mortalidad derivadas de esta infección. En 2005 se produjeron 594 fallecimientos por cáncer de cuello de útero, lo que supone una tasa ajustada por edad de dos muertes por 100.000 mujeres, con una edad media de defunción de 63 años, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, el Consejo Interterritorial de Salud celebrado el pasado 10 de octubre acordó la incorporación al calendario de la vacuna como medio de prevención. El coste será asumido por todas las comunidades antes de 2010. País Vasco, Navarra, La Rioja, Castilla-La Mancha, Cantabria, Canarias, Ceuta y Melilla ya la ofertan gratuitamente, mientras que otras como Castilla León y Madrid están a punto de sumarse a la iniciativa.

La confusión sobre la pertinencia de que la Sanidad pública asumiera el elevado precio de la profilaxis -464,58 euros- surgió en el seno de la propia Administración. De hecho, España se sitúa en el puesto 23 de la Europa de los 27 en cuanto a menor incidencia del VPH.

Paradójicamente, el mismo informe elaborado por la Comisión de Salud Pública, de la que forman parte expertos y representantes de las comunidades, sirvió a la ex ministra Elena Salgado para rechazar un tratamiento que, meses después, defendería el nuevo titular de Sanidad, Bernat Soria.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones