Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La lactancia materna protege a los bebés si la madre no tiene asma, según un estudio estadounidense

Los investigadores señalan que si la madre es asmática, la lactancia no protege el sistema respiratorio, aunque no es motivo para dejar de amamantar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 5 noviembre de 2007
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, EE.UU. señala que proporcionar lactancia materna a los bebés durante cuatro meses protege la función respiratoria de los niños sólo si la madre no padece asma. El equipo de Theresa Guilbert, coordinadora del estudio, quería valorar si un amamantamiento prolongado más allá de los cuatro meses, mejoraba la función pulmonar de los niños. Para ello se analizaron los datos de 1.246 bebés saludables hasta que alcanzaron la adolescencia.

Entre los participantes, 697 se sometieron desde los 11 a los 16 años a pruebas de la función pulmonar, mediante las cuales se evaluó el flujo de aire y el volumen del pulmón. En general, los niños amamantados por madres sanas presentaron un mejor volumen pulmonar y no disminuyeron su flujo de aire. Por el contrario, los bebés de madres asmáticas que fueron amamantados durante cuatro meses o más no sólo no manifestaron ninguna mejoría sino que presentaron una reducción importante en la circulación de aire.

Según los autores del estudio, publicado en ' American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine', el motivo sería un crecimiento pulmonar alterado. Los investigadores creen que la lecha materna tiene ciertos factores de crecimiento que promueven el desarrollo pulmonar, los cuales estarían dañados en presencia de asma. Aunque, señalan, son precisos más estudios para confirmar los resultados y para determinar una base biológica para las relaciones observadas.

Existen sólidas bases científicas que demuestran que la lactancia materna es beneficiosa para el niño y para la madre. Preserva al niño frente a muchas enfermedades al proveerle de anticuerpos que le permiten hacer frente a infecciones virales y bacterianas tales como catarros, bronquiolitis, neumonía, diarreas, otitis, meningitis, infecciones de orina o síndrome de muerte súbita del lactante, entre otras. Además, le protege de enfermedades futuras como asma, alergia, obesidad, enfermedades inmunitarias como la diabetes, la enfermedad de Crohn y arterioesclerosis o infarto de miocardio en la edad adulta y favorece el desarrollo intelectual.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones