Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La mayoría de lo niños asmáticos viven en la ciudad, según la SEPAR

Los factores medioambientales, la alimentación y el sedentarismo contribuyen a aumentar las cifras en las urbes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 17 agosto de 2006
Más del 10% de la población infantil padece asma y la mayoría de ellos viven en el medio urbano. Así lo afirma la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que señala que los factores medioambientales, como la contaminación, inciden en este porcentaje. También la compleja alimentación en las ciudades (en el sentido negativo) y el exceso de sedentarismo contribuyen al porcentaje de estas cifras.

El asma es una enfermedad pulmonar caracterizada por la inflamación de la mucosa bronquial. Al producirse ésta aparecen síntomas como tos, silbidos en el pecho, secreciones (flemas) o fatiga que desaparecen a los pocos días, e incluso a las pocas horas tras finalizar la crisis. Según la SEPAR, la mayor higiene también estaría contribuyendo a que el sistema inmunológico de los pequeños permanezca "desentrenado" y que no responda de modo adecuado ante la multitud de elementos capaces de provocar una reacción asmática.

Otro de los factores apunta a la disminución de las infecciones respiratorias en la primera infancia, lo que hace que el sistema inmunológico quede virgen frente a las reacciones que provocan la respuesta asmática. Es importante señalar el incremento del número de mujeres fumadoras como otra posible causa del aumento de niños asmáticos. Las madres deben evitar fumar durante el embarazo o hacerlo en presencia del niño en los primeros años de vida, ya que resulta muy dañino para el desarrollo de los pulmones del pequeño y, como consecuencia, favorece una mayor vulnerabilidad frente al asma.

Esta enfermedad bronquial puede tener su existencia en diversos alérgenos muy presentes en las casas, como los ácaros del polvo o el pelo de los animales domésticos, o incluso los cambios de dieta. En relación con esto, cada vez se tiene más evidencia de que los conservantes y los colorantes de los alimentos enlatados podrían estar en el origen de una parte significativa de los procesos asmáticos. Por contra, la SEPAR señala que algunos estudios han puesto de manifiesto que el consumo de pescado y alimentos con alto contenido en magnesio, como cereales, nueces, verduras y productos lácteos, pueden contribuir a desarrollar una mejor función pulmonar y prevenir de algún modo el asma.

Etiquetas:

asma ciudad niños

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones