Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La tasa de mortalidad por infarto agudo desciende un 32% en 10 años

Cada año se registran en España unos 50.000 accidentes cardiacos de este tipo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 11 noviembre de 2010
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) recuerda que cada año se registran en España unos 50.000 infartos agudos de miocardio. Sin embargo, gracias a las mejoras en su tratamiento, la tasa de mortalidad por esta causa se ha reducido hasta un 32% en los últimos 10 años, según datos de esta sociedad.

La SEC explica que tras sufrir un infarto, en la actualidad, se aplican más terapias de reperfusión, en especial, angioplastia primaria y fibrinólisis, al tiempo que también se han incorporado más procedimientos invasivos, como cateterismos cardíacos y más cirugía coronaria.

Para comprobar la eficacia de estos avances, en un estudio realizado en Cataluña con casi 3.000 pacientes se analizó la evolución en los últimos 10 años tanto de la tasa de mortalidad intrahospitalaria como del pronóstico a seis meses en pacientes que ingresan con un primer infarto agudo. Se observó que los casos de muerte intrahospitalaria se redujeron en un 32,2%, mientras que los casos de muerte seis meses después del episodio cardiovascular descendieron en un 57%.

"El incremento en la utilización de las terapias de reperfusión, el manejo más invasivo en los pacientes (mayores tasas de revascularización percutánea y quirúrgica) y probablemente las mejoras en el tratamiento médico realizado pueden explicar el descenso en la mortalidad intrahospitalaria y el mejor pronóstico a medio plazo de los pacientes con un primer infarto", argumentó el doctor Cosme García-Garcia, cardiólogo del hospital del Mar de Barcelona y miembro de la SEC.

Además, el reingreso de causa cardiovascular (reinfarto, angina, insuficiencia cardiaca o arritmias) se redujo en un 54% a los seis meses del infarto. Este descenso obedece también a los tratamientos médicos utilizados, que han demostrado evidencia clínica en el infarto (antiagregantes, betabloqueantes, estatinas e inhibidores de conversión de angiotensina) y se aplican de forma mayoritaria en estos pacientes, algo que no sucedía hace una década.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones