Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La tercera parte de los casos de tuberculosis en España no se notifica

Hoy se celebra el Día Mundial contra esta enfermedad infecciosa prevenible y curable

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 24 marzo de 2009
tuberculosis en España ha retrocedido ligeramente. Según datos provisionales del Centro Nacional de Epidemiología, en 2008 se registraron 5.629 casos de la enfermedad, 1.048 menos que en 2007. Cabe señalar que aproximadamente la mitad de los afectados eran pacientes nacidos en otros países.

La tuberculosis se sitúa como la tercera enfermedad de declaración obligatoria en incidencia, sólo superada por la gripe y la varicela, señaló la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) con motivo del Día Mundial contra esta enfermedad infecciona prevenible y curable, que se celebra hoy, 24 de marzo.

A falta de incluir los diagnósticos de Galicia, donde en 2007 hubo 570 nuevos enfermos de tuberculosis, Cataluña se sitúa a la cabeza de casos declarados alcanzando los 1.314, seguida de Andalucía, con 901, y Madrid, con 829. En cambio, en proporción al número de habitantes, Ceuta (48,70 casos por 100.000 habitantes) y Melilla (20,77) se sitúan en primer lugar, y Aragón (20,51) y La Rioja (19,43) en tercer y cuarto puesto, respectivamente.

La tuberculosis se sitúa como la tercera enfermedad de declaración obligatoria en incidencia, sólo superada por la gripe y la varicela

Pero estas cifras hay que analizarlas con cautela. En este sentido, la doctora Rosario Menéndez, coordinadora del área de tuberculosis y enfermedades infecciosas de la SEPAR, explica que pese a que estos datos "muestran la contención de la tuberculosis en España, se estima que una tercera parte de los casos no se notifican, aunque esta enfermedad es de declaración obligatoria nominal (EDO), por lo que estas cifras son necesariamente más elevadas".

Esta neumóloga asegura que "el Plan de Prevención y Control de la Tuberculosis, auspiciado por el Ministerio de Sanidad y Consumo en colaboración con la SEPAR, contribuirá a coordinar esfuerzos e introducir mejoras en todo el circuito de atención a esta enfermedad".

Inmigración

La incidencia de la patología en las ciudades siempre es mayor que en otras zonas geográficas, llegando en ocasiones a duplicarse o triplicarse. A esto se une que España está experimentando un gran cambio demográfico debido a la llegada masiva de inmigrantes de zonas con elevada prevalencia de tuberculosis.

"En zonas con elevada inmigración se aprecian porcentajes comprendidos entre el 30% y el 50% de enfermos inmigrantes y en Barcelona, por ejemplo, en barrios ligados a altos niveles de pobreza, como El Raval, el Besós o Ciutat Vella, la incidencia de tuberculosis supera los 80 enfermos por 100.000 habitantes", asegura el neumólogo Juan Ruiz Manzano.

Más del 50% de los casos de tuberculosis se dan en personas nacidas en otros países

Este experto insiste, no obstante, en que "el perfil de los pacientes con tuberculosis es muy diverso, ya que afecta desde a los sanitarios como enfermedad profesional, hasta personas con bajo nivel socioeconómico; y puede afectar a cualquier persona porque que esta enfermedad se transmite por vía aérea".

Entre los colectivos que presentan una mayor incidencia, además de los inmigrantes, Ruiz Manzano menciona a los pacientes inmunodeprimidos (infectados por VIH, neoplásicos, tratados con inmunosupresores), indigentes, toxicómanos, presos y cooperantes.

A este respecto, es importante que el médico, tanto de Atención Primaria como hospitalaria, piense en esta enfermedad cuando realiza un diagnóstico a cualquier paciente que presente tos y expectoración de más de dos semanas sin otra causa que lo justifique. No hay que descartar la tuberculosis por la procedencia o la condición social del enfermo, aunque debido al fenómeno migratorio, España coincide cada vez más con el patrón observado en algunos países europeos, donde más del 50% de los casos se dan en personas nacidas en otros países.

Tuberculosis resistente a fármacos

Los fármacos para curar la tuberculosis son relativamente novedosos. Los primeros aparecieron hace 50 años. Pero existen cepas de la enfermedad que resisten a los principales tratamientos antituberculosos existentes en la actualidad.

La llamada tuberculosis farmacorresistente «se desarrolla como consecuencia de un tratamiento parcial o anómalo, cuando el paciente incumple el tratamiento al mejorar su sintomatología, las pautas terapéuticas dictadas por el personal sanitario son erróneas o el suministro del fármaco no está garantizado», explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay también una tuberculosis multirresistente, una forma especialmente peligrosa que se define por la resistencia del bacilo a, como mínimo, la isoniazida y la rifampicina, los dos tuberculostáticos más potentes. «Las tasas de tuberculosis multirresistente son altas en algunos países, sobre todo de la antigua Unión Soviética, y amenazan las estrategias de control de la enfermedad», advierte la OMS.

Por lo general, la tuberculosis farmacorresistente tiene tratamiento, requiere quimioterapia prolongada de hasta dos años con fármacos antituberculosos de segunda línea, «más caros que los de primera elección y con efectos secundarios más graves aunque controlables», precisa la agencia sanitaria.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones