Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La vacuna del VPH no es suficiente para acabar con el cáncer de cuello de útero, según ginecólogos

Se debe acompañar de medidas para fomentar el sexo seguro, la mejora de los programas de revisión ginecológica y el abandono del tabaco

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 4 octubre de 2007
La lucha contra el cáncer de cuello de útero, que se cobra cada año 750 vidas en España, requiere de algo más que de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), causante de la enfermedad, según pusieron de manifiesto ayer ginecólogos reunidos en Bilbao.

Daniel Andia y José Manuel Ramón y Cajal, que participaron en la apertura del programa "Encuentros con la Salud" en el Palacio Euskalduna, dijeron que el plan de vacunación debe venir acompañado de iniciativas para fomentar el sexo seguro entre los jóvenes, mejorar los programas de revisión ginecológica y, por último, que las mujeres se convenzan de la necesidad de dejar de fumar.

Estos expertos recordaron que la vacuna contra el VPH tiene mucho que ver con la práctica de una sexualidad responsable. Los coitos a edades tempranas y una vida sexual promiscua, sin vigilancia sobre la "calidad de los compañeros sexuales", favorecen la infección.

Pero no todas las mujeres que la contraen acaban desarrollando la enfermedad. Gracias al sistema inmune, entre el 80% y 90% de las afectadas la superan en uno o dos años, muchas de ellas sin que ni siquiera se enteren de que la han pasado. En otros casos, las pequeñas heridas que provoca la infección tendrán que ser tratadas por el ginecólogo para evitar que degeneren en un cáncer, algo que sólo ocurre en menos del 5% de las ocasiones.

Proteger a las niñas

José Manuel Ramón y Cajal precisó que el desafío que plantea esta nueva vacuna, cuya efectividad contra el cáncer de cuello uterino ronda el 80%, es la necesidad de proteger a las niñas antes de que comiencen a mantener relaciones sexuales completas. "Hay que explicar a las madres que tenemos que vacunar a sus hijas contra un cáncer que, quizás, nunca tengan; y que tenemos que hacerlo antes de que mantengan relaciones sexuales. Después, será inútil porque ésta es una vacuna profiláctica: previene, pero si se está infectado no cura".

Los padres y escuelas deberán contribuir con las campañas de vacunación mediante una educación sexual que ayude a las niñas a entender tanto la afectividad como el sentido del fármaco. "El sida contribuyó a cambiar el comportamiento sexual de la humanidad y creo que esta vacuna también lo hará", vaticinó el experto.

Además de fomentar el sexo seguro, los expertos también defendieron la necesidad de que se mejoren las actuales revisiones ginecológicas. "Ahora se hacen una vez al año y de manera desordenada. Cuando se implante esta vacuna, bastarían con bastantes menos si ese 'screening' -búsqueda de posibles casos- se realizara de forma ordenada", apuntó Daniel Andia.

Luego está la lucha contra el tabaquismo. Esto se antoja clave teniendo en cuenta que el VPH es un virus básicamente femenino y que ellas fuman ya más que los hombres. Numerosos estudios han demostrado que las fumadoras infectadas tienen más posibilidades de desarrollar el tumor.

Etiquetas:

cáncer útero vacuna

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones