Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Las autoridades estadounidenses temen la propagación de enfermedades a causa de las aguas estancadas

Entre los mayores peligros, el virus del Nilo, la hepatitis A y la bacteria "E. Coli"

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 4 septiembre de 2005
Las aguas putrefactas y estancadas en las regiones afectadas por Katrina se han convertido en una gran preocupación para las autoridades sanitarias de EE.UU., que temen la propagación de enfermedades epidémicas en las próximas semanas. El Gobierno se centra en rescatar y evacuar a los vivos pero también tiene la vista puesta en las medidas de prevención de enfermedades que surgen tras las paso de un ciclón de esta magnitud.

Von Roebuck, un portavoz del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con sede en Atlanta, dijo que "seguimos en la fase de evaluación y por ahora no tenemos datos específicos". No obstante, señaló que las aguas contaminadas -con bacterias, basura, desechos humanos, sustancias tóxicas y otros materiales por ahora indeterminados- "podrían causar enfermedades, y la prioridad es que se tenga cuidado con el agua".

Las aguas estancadas, en particular, presentan un ambiente idóneo para la propagación del virus del Nilo, una enfermedad causada por mosquitos y que afecta el sistema nervioso central. Roebuck no descartó el riesgo de que también surjan brotes de hepatitis A y de la bacteria "E. Coli", un patógeno potencialmente mortal que puede provocar, entre otros síntomas, diarrea y fallos renales.

Los expertos pronostican que no habrá brotes epidémicos de cólera, tifoidea u otras enfermedades crónicas, pero la situación no está para triunfalismos. "Lo más importante es que la gente tenga acceso a agua potable, no importa si estás en África o en EE.UU., y evitar las aguas contaminadas", dijo Elaine Bole, portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para Refugiados. "Jamás imaginamos una situación como la que vive EE.UU.: como en zonas de guerra, las carreteras están destruidas y no hay acceso a las víctimas en algunas partes", lamentó.

Mientras, Jean Luc Ponchelet, jefe del programa de respuesta a emergencias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), consideró que la amenaza principal no viene de los cadáveres sino de los sobrevivientes. "Los cadáveres presentan problemas de hedor y putrefacción, pero no hay fundamento científico para temer enfermedades por entrar en contacto con ellos. La clave está en que se respeten las medidas de higiene y haya acceso a medicinas, agua y alimentos", enfatizó Ponchelet. Agregó que EE.UU. tiene la capacidad para controlar los vectores como mosquitos, ratas, moscas y cucarachas, que puedan acarrear enfermedades.

En el caso de albergues hacinados, las autoridades deben establecer brigadas para labores de limpieza, distribución de comida y tomar medidas para evitar el contagio, aconsejó Ponchelet.

Por su parte el internista Jaime Camacho, comentarista de salud para Radio Latina en Washington, dijo que la prevención de enfermedades, respiratorias o de otra índole, "dependerá de la coordinación de las agencias gubernamentales para evacuar a tiempo a la gente". Camacho remachó que, al igual que en los países subdesarrollados, los pobres son los que más han sufrido el impacto de "Katrina" porque la falta de recursos les impidió huir a tiempo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones