Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Las comunidades deben 3.500 millones de euros en suministros sanitarios técnicos y farmacéuticos

La deuda más elevada corresponde a las facturas por medicamentos servidos a hospitales y pendientes de pago

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 28 marzo de 2006
Las comunidades autónomas deben un total de 3.519 millones de euros a Farmaindustria y a la Federación Española de Empresas de Tecnologías Sanitarias (FENIN), las dos organizaciones que mayor cantidad de suministros proporcionan al Sistema Nacional de Salud (SNS). El gasto sanitario público total durante 2004 se elevó a 46.930 millones de euros. De esa cifra, el 20,56% corresponde a los medicamentos y el 7% a las tecnologías.

Por cada español, las comunidades autónomas adeudan 80 euros. La deuda más elevada corresponde a las facturas por medicamentos servidos a hospitales y pendientes de pago. Sólo por este concepto, las autonomías deben 2.192 millones de euros, mientras que por otros suministros sanitarios como aparatos de diagnóstico, monitorización, terapia y equipamientos de electromedicina, entre otros, la deuda es de 1.327 millones de euros.

A las comunidades les cuesta abonar las facturas una media de 355 días, repartida a razón de 329 para el abono de los fármacos y de 381 para el resto de materiales. Andalucía y Valencia destacan por encima del resto, tanto en su demora en el pago de los medicamentos como de otros suministros. La primera tarda una media de 517 días en pagar sus facturas farmacéuticas y más de un año (395 días) el resto. Valencia la supera, con más de dos años (759 días) de retraso para los medicamentos y 313 para el resto. La industria farmacéutica ha visto cómo el tiempo de espera se ha reducido en 2005 sobre el año precedente, pero sólo en cinco días, de 334 en 2004 a 329 en 2005.

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, reclama "decisiones políticas que van más allá de medidas de gestión" y que pasan "por destinar más recursos financieros para que la situación vuelva a la normalidad. Los proveedores no pueden ser los financiadores del Sistema Nacional de Salud".

Por su parte, Margarita Alfonsel, secretaria general de FENIN, exige el cumplimiento del marco legal que regula la morosidad en las operaciones comerciales. Advierte de que esta "situación de morosidad" se traduce en consecuencias no sólo para el sector de las empresas de tecnología sanitaria suministradoras, sino también para el conjunto del SNS. Alfonsel recuerda que el retraso en el pago resta competitividad y dificulta la supervivencia de las empresas, a la vez que obliga a destinar recursos humanos y económicos para las reclamaciones contra la Administración.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones