Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Las mutaciones que permiten al VIH ocultarse reducen su capacidad de replicación

Los pacientes que tienen ciertos tipos de proteínas controlan la infección mejor que otros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 14 abril de 2009
Un grupo internacional de científicos ha expuesto en la revista "Journal of Experimental Medicine" que las mutaciones que ayudan al virus que provoca el sida, el VIH, a permanecer oculto al sistema inmune reducen al mismo tiempo la capacidad del propio virus para replicarse.

Los investigadores detallan que cuando el VIH infecta una célula, un complejo de proteínas inmunes humanas denominadas HLA alerta a las células T de protección con muestras del virus en la superficie de la célula. Las células T reconocen esos fragmentos y se movilizan para el ataque. Los pacientes que tienen ciertos tipos de proteínas HLA controlan la infección mejor que otros. En personas con la variedad HLA-B5703, por ejemplo, el virus se multiplica menos que en los que tienen otras variantes de HLA, probablemente porque las células T son rápidas y atacan las células infectadas.

Sin embargo, el VIH evita esta acción mutando tres aminoácidos que las células T necesitan para reconocer a las células infectadas, lo que hace que estas pasen inadvertidas para el sistema inmune. Debido a esa mutación, el virus se hace en la práctica invisible. El nuevo estudio, dirigido por Hayley Crawford, de la Universidad de Oxford (Inglaterra), muestra no obstante que la triple mutación supone que la replicación del virus se produzca 20 veces más lentamente que en un cultivo celular normal.

Detalles del experimento

El trabajo se basó en el estudio a parejas de Zambia en las que uno de sus miembros era una persona infectada por VIH con la variedad HLA-B5703 y en la que el virus adoptó la triple mutación descrita en el contagio a su pareja, la cual podía o no tener la misma variante HLA. Cuando la transmisión se producía en una persona sin HLA-B5703, el virus cambió sus aminoácidos mutados a su secuencia original, seguramente debido a que el beneficio de evitar a las células T no permitió compensar el coste de una replicación disminuida.

Por el contrario, cuando la transmisión se producía a otra persona con la misma variante HLA, la triple mutación permitió al virus progresar a pesar de su replicación reducida. Evitar las células T permitió a la infección desarrollarse rápidamente en esos pacientes hasta desembocar en una enfermedad indicativa de VIH.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones